Un pampeano festejó en París

GONZALO ALVAREZ VIVE EN FRANCIA JUNTO A SU MUJER

Gonzalo es abogado y Anaïs es farmaceútica. La pareja actualmente está trabajando haciendo pasantías de validación de sus MBA, “que es un master en administración y gestión de negocios.
“Mi mujer, mitad argentina mitad francesa, se levantó a gritar el cuarto gol de Francia. Ellos sólo hicieron un aplauso, un grito de festejo y una palmada al compañero. Así son en todo”, describió Gonzalo Alvarez al momento en que la selección de Francia convirtió el gol con el que casi sellaba su victoria en la final de Rusia 2018.
El hombre de 33 años es oriundo de Santa Rosa y vive en París desde hace un año y medio. La mujer “mitad argentina mitad francesa” a la que se refirió es su esposa, Anaïs Cog, quien nació en nuestro país pero su padre es francés.
La pareja se casó en noviembre de 2016 y dos meses más tarde ya estaban instalados en el barrio 16 (“los barrios acá tienen número”, le aclara Gonzalo a la web de LA ARENA), ubicado hacia el sudoeste de París. “Es un barrio de clase alta, lejos del circuito turístico”.
Ambos disfrutaron del triunfo de Francia contra Croacia en un bar que está cercano al lugar donde viven.
El joven diferenció entre lo pasional de los hinchas argentinos y lo más reservado que son los fanáticos franceses para vivir el fútbol. “Acá el periodismo es hiper profesional. Hay un poco de amarillismo pero por la forma de ser del francés. Son más crudos cuando usan adjetivos calificativos. Al opinar de fútbol son políticamente correctos, pero te lo dicen”, describió.
Según Gonzalo, “el francés es tan futbolero como el argentino, aman al Atlético de Madrid, y prefieren a Cristiano Ronaldo por sobre Messi porque lo ven como alguien que se esforzó para llegar a donde está. A Messi lo ven más como algo distinto, un extraterrestre que está más allá de todo entonces no se identifican tanto con él”.
“Aman a su fútbol local y son muy seguidores de sus clubes regionales. En cuanto a la selección para mí es una moda, hace 20 días no hablaban de fútbol. Acá es orgullo nacional, no pasión”, resumió.

Expatriados.
Gonzalo es abogado y Anaïs es farmaceútica. La pareja actualmente está trabajando haciendo pasantías de validación de sus MBA, “que es un master en administración y gestión de negocios donde estudias para ser mando medio/alto y hacer carrera dentro de una empresa o hacer tu empresa”.
El pampeano confesó que lo que más extraña de Argentina es “lo cotidiano; la familia y los amigos. La complicidad de pertenecer y ser, que una mirada y una frase dicen mucho más porque ambos, locutor y receptor, usan los mismos signos y símbolos”.
“Acá siempre vamos a ser expatriados. Es la realidad, ni buena ni mala”, sentenció.