Inicio La Pampa Un promedio de 8 a 10 propietarios tiene en mal estado sus...

Un promedio de 8 a 10 propietarios tiene en mal estado sus picadas perimetrales

Los incendios rurales «son cada vez más extremos», sostuvo ayer el director de Defensa Civil de la provincia, Luis Clara, al expresar su preocupación por la virulencia que exhiben los fuegos en los campos. En el incendio que ingresó a La Pampa desde San Luis, fue tan extremo y cambiante, que por momentos los brigadistas y bomberos debieron suspender su trabajo debido a la imprevisibilidad de las llamas.
En una extensa entrevista que ayer por la mañana mantuvo con Radio Noticias, el director de Defensa Civil repasó el estado de los incendios forestales desatados en los últimos días en nuestra provincia. «Tuvimos uno en el campo Atahualpa y Las Delicias, que se contuvo. Arrancó en la calle; se ve que alguien había comido un asado, hicieron un fogón, y arrancó de ahí. Fueron 100 hectáreas que aunque se veía una gran columna de humo, fueron 100 hectáreas nada más», aclaró.
El que se había desatado en Chacharramendi en un potrero de unas 1.200 hectáreas, está contenido y lo mismo sucede con el que comenzó entre el 24 y el 25 de diciembre cerca de La Adela.
«Después surgió uno por un motor de una embolsadora, en la zona de la Colonia Menonita; ahí se quemaron 1.300 hectáreas entre trigo, rastrojo. Se contuvo, y una vez que se controla, ya no queda actividad porque como es pasto se consume rápido», detalló.
El martes 25 por la noche surgieron dos focos más, uno en Abramo y otro cerca de Guatraché. «Gracias a Dios, cuando los bomberos estaban empezando a trabajar, se largó a llover y se apagaron», relató. «Después hubo varios más: en uno estaban quemando yuyos en ese loteo cerca de Ataliva Roca y lo pudieron controlar los bomberos rápidamente; y en la zona de Alpachiri hay una feria abandonada, también con muchos yuyos, también trabajaron los bomberos y lo controlaron. Se ve que alguien lo ha prendido».

Victorica.
Si bien en algunos casos, como el de la embolsadora, hubo participación humana en el siniestro, en la mayoría de ellos el desencadenante han sido las tormentas eléctricas, aseguró Clara. «En La Adela hubo rayo; en Chacharramendi hubo rayo, y en los de Abramo y Padre Buodo, también hubo rayos», repasó.
En estas horas, el incendio más grande es el que se encuentra cerca de Victorica y que ingresó el martes desde la provincia de San Luis. «Ayer (por el martes) estuvieron trabajando seis vehículos, dos cuadrillas nuestras y cuatro dotaciones de bomberos. Ahora hay cuatro cuadrillas nuestras y tres camionetas de bomberos. Seguimos trabajando porque vamos a tener un día medio complicado con las condiciones meterológicas», vaticinó.
«Hubo momentos en que las cudrillas tuvieron que dejar de trabajar porque era imposible, ¡imposible!, trabajar en esas condiciones, porque cambiaba el viento, había remolinos y focos secundarios», explicó. «Salió lo que nosotros le llamamos ‘dedos’ por un pastizal, muy rápidamente, y cuando llegó a la mitad del cuadro, empezó a girar hacia la derecha, y se metió por otro cuadro, por atrás, donde estaban trabajando. Tuvimos que levantar la gente que estaba en ese lugar, y justo cuando levantamos la gente, el fuego se paró», relató.
«Estaba muy complicado, porque había muchos remolinos y focos secundarios, y cambiaba el viento en toda dirección».
Al momento de la entrevista, el pronóstico meteorológico indicaba la formación de una tormenta, que podía llevar lluvia a la zona, pero también granizo, viento y actividad eléctrica. «Esperemos que haya agua, porque si vienen rayos y no llueve, vamos a estar más complicados», advirtió el director.

Extremos.
La virulencia del fuego de Victorica y otros incendios rurales fue un punto sobre el que Clara volvió varias veces a lo largo de la entrevista.
«Yo no soy un especialista ni tengo conocimientos técnicos, pero para mi el Cambio Climático ya se está sintiendo», evaluó. «Tenemos tormentas fuertes, aisladas, muy altas. Las condiciones meteorológicas en los incendios son muy complicadas. Recién charlábamos con Marcelo Mosiejchuk, que es el coordinador del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, que se está viendo que las condiciones son muy extremas y muy complicadas».
No solo hay más cantidad de focos, sino que son cada vez más intensos, aseguró Clara. «Las situaciones son muy extremas, muy extremas», remarcó.

Multas.
Clara reveló que su repartición tiene una «política de Estado» que es el control del buen estado de las picadas perimetrales, una obligación que todo productor rural debe cumplir. Sin embargo, aseguró, son muchos los que la desoyen.
«Estamos imputando entre 8 y 10 campos semanales por tener las picadas sucias», aseguró. «En estas últimas dos semanas se hicieron 16 multas, y seguimos recorriendo. Salimos y donde encontramos campos que no están en condiciones, le hacemos la imputación».
Las salidas se realizan a un promedio de 2 ó 3 veces por semana, acotó.

Ya se registraron quince focos
De acuerdo a los registros de incendios que lleva el gobierno provincial, desde el 4 de noviembre a la actualidad ya se produjeron 15 focos de incendios, que afectaron una superficie aproximada de de 16.000 hectáreas. El informe fue divulgado por la Dirección de Prensa de Casa de Gobierno.
El foco de Leuvucó, cercano a Victorica, continúa activo. Allí se encuentran tres cuadrillas de Defensa Civil y bomberos voluntarios.
En Limay Mahuida, personal de Defensa Civil trabaja sobre un incendio. En La Mota, al sur de «El Durazno» una tormenta inició ayer por la tarde un nuevo incendio.
El fuego en la zona de Chacharramendi sigue contenido y la llovizana de ayer por la tarde en la región, provocó un alivio.
Finalmente, están controlados los focos de días anteriores en Atahualpa y Abramo.
Defensa Civil de la provincia recomendó a la población que en caso de visualizar incendios, se comuniquen con la línea gratuita del Ministerio 0800-222-1703, o al 101 de la Policía de La Pampa.