Una mujer denunció a su madre y a su pareja por abuso sexual

ANTE LA UNIDAD DE GENERO DE SANTA ROSA

Una mujer de 46 años denunció a su padrastro por abuso sexual, violación y golpes y a su madre por permitir estos hechos. La denuncia fue radicada el pasado 21 de diciembre en la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia de Santa Rosa. En diálogo con LA ARENA, la denunciante aseguró que los hechos ocurrieron cuando ella tenía 10 años de edad y se repitieron hasta los 17. “Pasaron muchos años y yo nunca hice la denuncia porque más allá de que no es mi padre, es el papá de mis dos hermanos más chicos. Con ellos es un excelente padre y yo quise preservar todo eso. Igual lo sabía un montón de gente. Pero cuando el tiempo fue pasando y mi progenitora se divorció de él, ella hizo pública su versión de la historia, que es todo al revés de lo que pasó”, agregó.
“Por eso decidí, y cuando me sentí en condiciones porque es muy difícil, es muy fuerte, fueron muchos años, con el psicólogo y todo, decidí hacer la denuncia. Y es volver a esa época. No es fácil. Llega un momento en que vos lo hacés para sacarte un peso de encima que no te podés sacar aunque lo hables veinte años en terapia. La gente de Género me atendió muy bien, me contuvo muy bien. Pero el tema es volver a la vida cotidiana”, destacó la denunciante.
El acusado es un hombre de 60 años que actualmente posee un taller de chapa y pintura en la Avenida Luro. “Le temo más al nivel de manipulación que tiene mi progenitora, que el que tiene él. Como todo abusador va a negar la situación. En la denuncia presento testigos, no es que fui y hago una denuncia porque me acordé. Hago una denuncia con testigos, con los profesionales que pueden constatar la situación de abuso”, aseveró la mujer.
Por otra parte, la denuncia también involucra a su madre. “Mi progenitora me entregaba. Esta persona ha llegado a escribirles a amistades mías con el afán de ensuciarme”, comentó.

Amenazas.
Luego de realizar la denuncia, la mujer vivió episodios que la obligaron a llamar a la policía y a tomar la decisión de solicitar el botón anti-pánico. “Después de la denuncia pensé que iba a quedar todo tranquilo hasta que cada persona fuera notificada. Este fin de semana me llegó un mensaje de una hija extra matrimonial de él y ya empezamos con eso, y hoy a las seis menos cuarto de la mañana me golpearon la puerta, una persona que yo no conocía, diciéndome que golpeaba porque había visto a alguien en la ventana, y es imposible porque el perro esta acá adentro y es re guardián. Solo reaccionó cuando escuchó el golpe de la puerta”, agregó.
En ese sentido, destacó que “no me va a quedar otra que pedir el botón anti-pánico. No solo que vivo sola, sino que trabajo en la calle y tengo que cuidar mi integridad física. Y si esto empezó así, que todavía no sé si los han citado, no me quiero imaginar a lo que pueda llegar”.

“Quiero vivir en paz”.
La denunciante resaltó que su necesidad es que “me dejen vivir en paz y que se defiendan en lo legal. Si nos tenemos que ver 80 veces en tribunales, nos veremos. Que cada uno se maneje por lo legal. Yo no los molesto, es más, hace años que no los veo”.
A su vez, afirmó que “voy con mi verdad hasta las últimas consecuencias por más que vengan y me golpeen la puerta 500 veces. Yo lo único que voy a solicitar es el botón anti-pánico para vivir relativamente tranquila. No puedo salir a la calle perseguida. No quiero vivir más así”.
“Me quiero defender en tribunales, frente a un juez. Que cada uno se defienda acá, pero quiero caminar en paz. Demasiado daño hicieron para que al día de hoy tenga que estar cuidándome”, concluyó la mujer.