Anomalías en el Albergue Municipal de Acha

Además de los chicos que provienen de otros pueblos para continuar sus estudios en General Acha, la Residencia Estudiantil de varones permite el alojamiento de otras personas, lo que no está permitido.
El CD quiere saber qué persona se encuentra a cargo del Albergue municipal, ubicado en el Parque Campos, lugar donde desde hace años funciona la Residencia Estudiantil de varones. Están preocupados por presuntas anomalías que estarían relacionadas con el funcionamiento de las instalaciones.
Por ese motivo, los ediles resolvieron aprobar por unanimidad el pedido de informe emanado desde la comisión de Administrativa y Reglamentaciones. En ese sentido, pidieron a la viceintendenta a cargo de la comuna, María Elena García, que informe si con la designación del encargado del Albergue, se ha dado cumplimiento a lo previsto por la legislación vigente, respecto al título con orientación pedagógica que debe poseer la persona que cumpla con esa función.

Otros puntos.
El pedido de informe también contiene otros puntos, tales como el tipo de relación laboral que existe entre el encargado y el municipio, el monto de los haberes que percibe, y el listado de la totalidad de personas que desempeñan -a la fecha- algún tipo de función en el Albergue y Residencia Estudiantil de varones.
Alejandro Odasso (Frepam) puso énfasis en la necesidad de conocer cuál es el personal que allí se desempeña, debido a la importante tarea que se brinda al momento de dar asistencia habitacional a los chicos que provienen de otras localidades de la zona, con intenciones de continuar sus estudios en General Acha.
“Sabíamos que existía una persona a la que no se le renovó el contrato y que tenía título docente. La normativa provincial habla concretamente de la orientación pedagógica de quienes se desempeñan como encargados de la residencia, a los fines de brindar alguna orientación a los jovenes que están allí, y que no cuentan con la ayuda de sus padres por no vivir en la ciudad”, dijo Odasso.

Falencias.
Por su parte, Norma Ortíz (UVA), no solo coincidió con las argumentaciones empleadas por Odasso, sino que también dijo que cuando se constituyeron en la Residencia Estudiantil constataron varias falencias -propias de la falta de recursos- que están desde una larga data y que por ello hace falta que el ejecutivo se ocupe del tema para subsanarlas cuanto antes.
Según la concejala, “hay policías que se alojan allí porque no cuentan con vivienda alguna para hacerlo, y estoy de acuerdo que sea así porque existe una especie de compromiso con la policía porque cumple con una función sumamente necesaria para la localidad. Pero no creo que sea correcto que parte de ese personal se dedique a la venta de una rifa o similar, lo que no debería permitirse porque ya habría fines de lucro”.
“Esta situación -prosiguió Ortíz- no es justa porque los estudiantes que se hospedan allí pagan una cuota mensual y, como nos dijo oportunamente el encargado del lugar, no se puede restringir la comida para darle de comer a personas que no deberían estar en la residencia. Además me molestó mucho que los choferes de los camiones atmosféricos que estuvieron en la localidad para solucionar el problema de los derrames cloacales, hayan dormido en el lugar cuando el municipio pagó más de diez mil pesos por sus servicios. Podrían no haberse alojado gratis en la Residencia, como lo hicieron, pese a que cobraron muy bien por sus servicios”.

Reunión.
José Luis Garro (FPC) dijo que habría que realizarse una reunión con el Ejecutivo, el área de Compras y Suministro, y el encargado de la Residencia, con el fin de hablar sobre todas las cuestiones planteadas por sus pares. “Creo que al menos se hace un uso inapropiado del lugar, que puede derivar en alguna complejidad mayor. También hay carencias sanitarias y funcionales, porque se trata de un lugar que es utilizado por gente que no le corresponde hacerlo”.