Avanza investigación contra Guembe

EX FUNCIONARIO ASEGURO QUE NUNCA HUBO VIOLENCIA FISICA

(General Pico) – Daniel Guembe, el ex funcionario municipal y de profesión docente, se presentó ayer en tribunales porque la fiscalía realizó la audiencia formal para investigarlo por amenazas simples en razón de las denuncias de su ex esposa Noemí Pellanda. La audiencia no fue pública, pero Guembe habló con la prensa y aseguró que nunca hubo violencia física.
En la sala 1 no se permitió la permanencia de la prensa ayer durante en la audiencia de las 10.30. La jueza de control María Jimena Cardoso hizo lugar al pedido de la fiscal Ana Laura Ruffini, que requirió según lo establecido por la Ley 26485 preservar la intimidad de la víctima y la confidencialidad de los hechos, también teniendo en cuenta las repercusiones del caso en lo que respecta a sus hijos menores de edad. Más allá de las declaraciones mediáticas que eligió realizar la denunciante.
El defensor de Guembe, Armando Agüero, coincidió con esa solicitud y pidió que tampoco la Oficina Judicial diera información al respecto. Además, en la audiencia participó como querellante el abogado Walter Vaccaro.
Al finalizar la fiscal dijo, dentro de los datos que podía divulgar, que no iba a detallar los hechos formalizados por obvias razones. “Se pidieron una serie de medidas que ayuden a esclarecer esta situación, son cuatro hechos en base a los cuales se va a realizar la investigación para luego determinar cuáles, por el caudal probatorio, permitirán realizar un acusación y llegar a un juicio”, explicó. De lo contrario, se pedirá el sobreseimiento porque los hechos no ocurrieron o porque no hay pruebas suficientes.
En cuanto a Guembe ya hay una medida de restricción de acercamiento, del Juzgado de Familia, y en la audiencia se incorporaron algunas medidas que servirán para el resguardo de la víctima y también del proceso de investigación. También se pidieron diferentes pericias y ya han tomado declaración a diferentes testigos como los familiares de Pellanda.
La causa actual no incluye las denuncias de los años 2011 y 2012, que fueron desestimadas años atrás. Solo se toma la denuncia del mes de abril y las ampliaciones que realizó la víctima al ser requerida por al fiscalía.
En el caso seguirán priorizando que no haya contacto entre el denunciante y su ex esposa, incluso si se llegase al debate oral, señaló la fiscal.

Inocencia.
Antes de ingresar a la audiencia Guembe abogó por su inocencia y aseguró que nunca hubo violencia física.
“Lamentablemente estamos cerrando un matrimonio de 12 años, con momentos tóxicos, muy complicados y con momentos buenos también. Con el fruto de tres hijos, y con el peor cierre donde veníamos bien con una separación de común acuerdo y a partir de cuestiones que van más allá de lo relacional se disparó esto. No reconozco, no tomó las cuestiones de violencia física”, aseguró.
E incluso el imputado aseguró. “En esa situación de discusiones, interpretó hoy, que ella provocaba buscando esa acción por suerte nunca reaccioné por ese lado”. Y acerca de la existencia de certificado médico de las lesiones indicó que le consta que no hubo pruebas para sostener las denuncias anteriores.
Acerca de las denuncias previas de Pellanda, Guembe dijo que ese era un mecanismo tóxico, porque había discusiones, peleas y entonces estaba la exigencia para que él se apartase del hogar, y hubo denuncias que quedaron en la nada. “Después se disipaba el enojo y volvíamos a convivir”, agregó.
Guembe se refirió a momentos complicados del matrimonio y su decisión de llegar al divorcio.
“Mis trabajos son todos en blanco por lo cual el aporte por alimentos está garantizado, es más tengo interés en que se haga por débito automático para que esté bien aceitado y no haya más problemas”, dijo.
Sobre la cuestión comercial, que según el imputado fue el motivo por el que comenzaron las salidas de su ex mujer en los medios, aseguró que es un emprendimiento dentro de un inmueble que es de sus padres y por lo tanto no es un bien propio. “Ese pelotero estaba irregular en cuanto a la habilitación, el cumplimiento de las tasas de salubridad e higiene y el pago del monotributo. Mi ex señora lo estaba explotando pero la exigencia era que ella tuviera todo en regla, lo pusiera a su nombre, que apartará del seguro a mi madre”, explicó.
En cuanto a sus hijos dijo que ya tiene pautadas las visitas y que están pasando un mal momento como todos los hijos de padres que se están separando.
Luego de renunciar al cargo municipal y que algunos grupos solicitasen que tampoco pueda ejercer la docencia, Guembe indicó que le preocupa su futuro laboral porque debe mantener a sus hijos.