Extorsión por Facebook: 5 años a joven

(General Pico) – Por extorsión a través de Facebook, Claudio Emanuel Alfonso (18 años) fue condenado a cinco años de prisión de efectivo cumplimiento. La sentencia fue leída ayer al mediodía en los tribunales piquenses en relación al hecho ocurrido en marzo de este año en Intendente Alvear.
Según consta en el fallo del juez de audiencia Carlos Pellegrino, se interpretó que “la conducta asumida produjo un ataque a la propiedad del damnificado por medio de una agresión a su libertad y esto es lo que caracteriza a la extorsión, es decir, el modo como se ataca a la propiedad”. También el magistrado se refirió a la intimidación como el medio para alterar la voluntad del denunciante y lograr que accediese a entregar dinero a cambio de su propia seguridad.
La pena para Alfonso tiene que ver con la gravedad del hecho, pero es la mínima estipulada considerando que el joven no tiene antecedentes penales y “la extensión del daño causado es exigua”.
El fiscal Alejandro Gilardenghi había solicitado ante el juez la misma condena. En tanto que el defensor privado Norberto Paesani solicitó la absolución afirmando que faltaban pruebas para imputar del hecho a su defendido.
Alfonso fue denunciado por Maximiliano Maior por amenazas a través de la red social y extorsión a través de una cuenta falsa de Facebook a nombre de “David Figueroa”. El joven imputado fue detenido en abril, cuando se entregó en tribunales acompañado por su abogado.

Entrega de dinero.
El caso en investigación se originó el 28 de marzo. Esa noche, Maior, amenazado de muerte y con temor, advirtió a la policía que iba a entregar en la plaza Güemes a una suma de 500 pesos porque alguien lo amedrentaba a través de la web.
Esa acción se concretó y cerca de las 22 dos hombres a bordo de una motocicleta llegaron a la plaza. Uno de ellos se bajó y tomó el paquete con el dinero. Después de una persecución policial se demoró al conductor del rodado un joven de apellido Bravo (17 años). La persona que iba como acompañante y que habría tomado el botín escapó pero según los efectivos fue identificado como Alfonso. El imputado se entregó el 3 de abril y el dinero no apareció.
En al computadora que está en la casa del padre del sospechoso se encontró el registro del historial de navegación por la web y allí estaba registrada la cuenta a nombre de “David Figueroa”. Según se indicó en el juicio Alfonso pudo estar motivado por una confusión, ya que su ex novia salía con otra persona que tiene el mismo apellido que la víctima.
Una fuente judicial consultada manifestó que las amenazas a través de las redes sociales se han vuelto una parte bastante recurrente de las causas actuales. El uso de la red para entablar comunicaciones en casos de violencia de género, en situaciones de amenazas, y otras, no es una novedad pero el caso de Alfonso tuvo como punto central el concretar una extorsión utilizando ese medio.
Sin embargo, tanto la utilización de computadoras como de teléfonos celulares aportan interesantes elementos probatorios al momento de resolver este tipo de expedientes.