Nació Buket, la primera cerveza con sello achense

"UN PRODUCTO QUE ABRE CAMINOS", SOSTIENEN SUS DUEÑOS

De estar cocinando cerveza en un garaje a abrir una planta de elaboración. Así describen al suceso que el producto está provocando en el mercado local, provincial e interprovincial. Se trata de Buket, la primera cerveza artesanal con sello achense.
Los dueños y emprendedores de esta linda historia son Walter Solís (30 años), quien se desempeña como empleado bancario, y el kinesiólogo Manuel Boles (36). El sueño de hacer una buena cerveza los unió hace un par de años, y desde entonces se consolidó una linda amistad.
En un pasado reciente quedaron las historias y experimentos realizados en un garaje, y poco después en un salón de pequeñas dimensiones, que graciosamente lo llaman “el cuartito de 2×2”. Ya instalados desde principio de año en su nueva planta de elaboración de calle Rivadavia 646, al sur de General Acha, recibieron gustosos a LA ARENA.

Producción.
En una visita a las instalaciones, los emprendedores se tomaron su tiempo y explicaron el trabajo que hacen allí. Aclararon que están cambiando el equipo con el objetivo de mejorar y ampliar la producción. Quizás el principal problema que deben afrontar actualmente, como resultado del excelente grado de aceptación que Buket ha tenido a lo largo de este breve lapso.
Por ese motivo aseguraron que trabajan arduamente con ese objetivo. Tal es así que en algunos meses podrían acceder a un crédito que será destinado exclusivamente a financiar todo lo concerniente a incrementar la producción. Esto no solamente consolidará la marca, sino que posibilitará su extensión hacia nuevos mercados.

Variedades.
Eso explica que por el momento se apunte a la elaboración de cerveza en un producto (botella) de 330cc. Los amantes de la cerveza pueden disfrutar de cuatro variedades, la Weissbier (de trigo) que se describe como cuerpo ligero, con notas a clavo de olor y banana; la Dorada Pampeana, con aroma dulce maltoso, dorado y profundo. Otra opción, es la Red Ale (roja), de cuerpo medio, maltas caramelo, tostada y ahumada. Y, finalmente la Sweet Stout (negra), que se caracteriza por su cuerpo cremoso, con notas de café y chocolate.
Walter y Manuel afirmaron que optaron por esos cuatro estilos bien clásicos. “Apostamos a lo clásico, son como los colores primarios en un mundo cervecero que cuenta con unos 150 estilos comerciables. Como vivimos en una ciudad con un mercado virgen en lo que es la cerveza, nos inclinamos a estas cuatro opciones que han caído muy bien en el paladar del cliente”, añadieron, al mismo tiempo que aseguraron que más adelante se podría ofrecer nuevos estilos en función de la demanda y el comportamiento del consumidor.

El nombre.
Confesaron que la bautizaron Buket, como una especie de argentinismo de la palabra bouquet de origen francés. “Responde a una especie de ramillete, la conjunción de un grupo de cosas, del sabor, el aroma, el color, por enumerar solo algunas. Fue un nombre nos gustó, al igual que al grupo de amigos y familiares, así que se expandió enseguida, fue simpático y empático”, dijeron.
Señalaron que más allá que un alto porcentaje de la venta del producto se hace por medio de la tienda virtual que tienen a través de la red social Facebook, también se puede conseguir en la bodega De Vinos, y próximamente en restaurantes y bares de la localidad.
Además Buket, en sus cuatro variedades, también llega a mercados de General Pico y la capital pampeana, como así a Bahía Blanca, otras ciudades bonaerenses, y Neuquén. Con permanentes chances de ir sumando nuevos mercados en otros puntos de La Pampa y el país.
La búsqueda de la cerveza perfecta es constante. “Que pruebes Buket, y quieras volver a hacerlo, y cuando vuelvas a cruzarte quieras disfrutar de ella nuevamente, esa es nuestra meta, y a atrás de eso vamos día a día”, finalizaron.