Proyectan un cordón de piedra en Uriburu

TRAMO DE LA RUTA 5 CON AGUA

La empresa Cipsa, concesionaria de la ruta nacional 5, se encuentra colocando los guardarrailes en el alteo que construyó a la altura de la Curva de Los Robles, que fue habilitado el viernes para el tránsito vehicular, y comenzará la demarcación de la ruta. En tanto la firma proyecta hacer un cordón de piedra cerca del acceso a Uriburu, donde el agua cada vez que llueve llega hasta la cinta asfáltica.
Con personal policial y banderilleros de Cipsa en los extremos del alteo construido en el kilómetro 562 entre La Gloria y Uriburu, para dirigir el tránsito, se llevan a cabo trabajos para dejar lista la obra. Ya se colocaron cerca del 40 por ciento de las vallas de contención en las banquinas y se espera para hoy los equipos para realizar el pintado (demarcación) de la cinta asfáltica.
El tránsito vehicular de la ruta 5 fue habilitado luego de 54 días que le llevó a la concesionaria de la arteria construir el alteo y pavimentarlo. Por ahora, según dijeron voceros consultados, no hubo inconvenientes en ese tramo.
Por su parte, Cipsa proyecta al menos la construcción de un cordón de piedra en la 5 cerca del acceso a Uriburu, debido a que cuando las lluvias son intensas el agua de la banquina llega a la cinta asfáltica y significa un peligro para el tránsito por el lugar.
En los últimos días se observa la acumulación de piedra en cruce las rutas 5 y provincial 1, en Lonquimay, que sería para ser utilizada en dicho tramo.