Cuando se trata de decidir entre opciones de muerte

DOMINICALES

El tema de los migrantes que tratan de llegar a Europa desde África es abordado por la periodista argentina Elena Llorente, radicada en Roma.
Dice que solamente uno de cada diez migrantes africanos llegados a Italia escapa de su país por razones económicas. Los más lo hacen por persecuciones políticas o religiosas, por guerras o por el servicio militar por tiempo indeterminado (Eritrea).
Otro tanto sucede con los que escapan de Siria y Medio Oriente. Es posible que entre los que migran los menesterosos sean los menos. No porque les falten ganas, sino porque para moverse necesitan disponer de medios. No lo dice Llorente en esta nota (aparecida en Página/12) pero debe haberlo narrado en más de una oportunidad.
El relato de esta periodista dice que los migrantes del continente negro atraviesan África en un viaje que dura hasta veinte meses, catorce de los cuales transcurren cuando arriban a la costa de Libia y deben obtener pasaje en alguna embarcación. Durante todo el viaje deben soportar malos tratos, extorsiones y, en el caso de las mujeres, violaciones. Por eso algunos dicen que es mejor morir en el Mediterráneo que quedarse en Libia (el lugar donde esperan embarcarse).
La organización Médicos para los Derechos Humanos (MEDU) ha informado que de mil migrantes entrevistados en Italia, 870 son hombres, 130 mujeres de una media de edad de 26 años, y 133 menores. Los menores viajan solos a menudo. La mayoría de los migrantes africanos procede del Cuerno de África (Eritrea, Somalía y Etiopía) y del África Subsahariana (Nigeria, Senegal, Congo y Sudán). Pagan de 200 a 1500 euros, más 1000 a 1800 por el cruce del Mediterráneo. A lo largo del viaje sufren torturas, violencia y coacciones de policías o militares, cuando no de bandas. En cada parada abundan los casos de violación.
Llegadas a Italia, estas personas son sometidas a una prolija indagación para establecer si pueden ser clasificados como refugiados. Deben acreditar que son perseguidos políticos o religiosos o escapan de una guerra. Si solamente escapan de la pobreza, no son aceptados y deberán volver a África.
De los relatos recogidos por MEDU se concluye que la muerte en el desierto es peor que morir en el mar. Cuando se lanzan a la aventura de la migración están aceptando que tendrán esas dos opciones de muerte, luego de las cuales pueden ser devueltos a África, mientras que los aceptados irán a campos para refugiados hasta que haya posibilidad de ubicarlos en algún país europeo.

Lula.
Acusado “sin pruebas pero con convicciones”, Lula da Silva, fundador del Partido del Trabajo (el mayor de los partidos de izquierda de América latina), retornó al tipo de discurso que le abrió el camino para ser dos veces presidente de Brasil.
Ahora, con la próxima elección presidencial diferida hasta 2018, luego de la destitución de Dilma Rousseff, las encuestas sobre intención de voto lo colocan como favorito. Este dato ha convencido a los que voltearon a Dilma, a entender que les es indispensable impedir que Lula sea candidato.
Un fiscal del proceso llamado Lava Jato (Lavado Rápido), sobre corrupción en Petrobras, ha dicho, al lanzar la ofensiva, que “no hay pruebas, pero sí convicción”. Este fiscal, que es un evangélico fervoroso, parece confundir el sermón con el proceso judicial, pero lo que sucede es que realmente no hay pruebas, sino voluntad de eliminar a Lula para completar la operación que comenzó con la destitución de Dilma. Y para confirmar que el objetivo principal fue siempre Lula.
“Voy a vivir mucho”, avisó Lula en su primer discurso para afrontar la nueva ofensiva. “Tengo 70 años (los cumple en octubre), con ganas de vivir otros veinte”. Luego desafió: “Prueben un solo acto de corrupción que yo haya cometido y seré yo el que vaya caminando para ser detenido”.

Suicidas.
En Italia, una mujer mostrada por Internet haciendo “travesuras sexuales”, se suicidó al no lograr que el video fuese retirado por completo de la red. Se había refugiado en casa de parientes, en Nápoles, y allí terminó colgándose. Se la nombra Tixiana y tenía 31 años.
Curioso es que el video fue filmado por ella misma, cuando fue abandonada por su novio y se propuso torturarlo mostrándole que no lo necesitaba. Alguien obtuvo el video y lo puso en la red.
La noticia llega de Italia cuando la Organización Mundial de la ONU ha divulgado un informe en el que revela que el suicidio es la principal causa de muerte en el mundo. Una cada 40 segundos. Supera el número de homicidios y de muertos por guerras. Son más de 800.000 suicidios por año. La mayoría son jóvenes.
Jotavé