Vota Francia y dibujará el futuro de Europa y mundo

DOMINICALES

Hoy deben votar los franceses para iniciar el dibujo de lo que puede ser el futuro más o menos próximo de Europa y, quizás, de un ámbito más amplio, inclusive mundial.
Las encuestas han mostrado, sobre todo por la forma como han estado evolucionando y por la existencia de una desusada cantidad de indecisos, que en esta primera vuelta hay cuatro candidatos posibles de llegar a la elección final de mayo 7: Marine Le Pen, , que es la ultraderecha; Emmanuel Macron, que expresa una variante del centro, más bien inclinado a la derecha; Jean-Luc Mélenchon, que quizás proponga una articulación entre la izquierda extrema o revolucionaria y la izquierda democrática, y François Fillon, derecha. Dos de ellos deben quedar eliminados en esta primera vuelta.
Marine Le Pen ha liderado todas las encuestas, pero en los últimos días da cuenta de un estancamiento que no quita que se considere que será una de las finalistas. Expresa una nueva versión de la derecha surgida en los últimos años, al tiempo que comenzaba la desintegración o crisis de los partidos tradicionales. Se ha dicho que tiene elementos que traen el recuerdo del fascismo por su xenofobia (contra musulmanes principalmente y contra migrantes), pero que se nutre de resentimientos que se han desarrollado en todos los sectores de esa sociedad por la prolongación de los efectos de la crisis de 2008 y otros factores que coinciden con los que llevaron al triunfo a Donald Trump. Macron expresa una suerte de centro con elementos de la derecha tradicional, cuyas chances se alimentan de la crisis del tradicional socialismo, fenómeno que se repite en España y en Europa occidental. Jean-Luc Mélenchon, que viene del socialismo, pero como rechazo de la creciente derechización de este partido, acentuado durante el actual gobierno (Hollande), ha avanzado en pocas semanas desde los últimos lugares de las encuestas. En cuanto a Fillon, era uno de los grandes candidatos, pero perdió atractivos por actos de corrupción y porque también la derecha del ex presidente Sarkozy entró en crisis. Macron es el único de los emergentes que ha podido tener chances ciertas de llegar a la final.
En uno de sus últimos comentarios sobre esta elección, el periodista Eduardo Febbro (argentino, radicado en Francia) estima que el voto “confesional” puede ser decisivo. Se refiere tanto a católicos como a musulmanes (éstos representan un núcleo importante, aunque los católicos son más). Los católicos estaban con Fillon, pero ahora pueden haberse dispersado. Los musulmanes votaron a Hollande en 2012, pero ahora pueden estar nutriendo las filas de Mélenchon.
Importa que hay ahora, hasta último momento, un treinta por ciento de indecisos. Aparte, están los que no votan, que en elecciones anteriores han representado un porcentaje muy alto.

Futuro.
Boaventura de Sousa Santos, doctor en Sociología del Derecho y muy leído comentarista del acontecer político, que es portugués, se interesa principalmente por las izquierdas. Ahora dice que tanto la izquierda revolucionaria (o sea el comunismo y otras expresiones de extrema izquierda) como la izquierda democrática (el tradicional socialismo) se han estancado y están en crisis. Los primeros son ahora “un fundamentalismo maximalista”, los segundos, los socialdemócratas, han degradado hasta convertirse en un minimalismo.
Sousa se pregunta cómo salir. Si revolucionarios y democráticos han colapsado, responde, tal vez la solución consista en reinventarlos de modo que convivan articuladamente, “en otras palabras: democratizar la revolución y revolucionar la democracia”.
¿Es posible pensar que Mélenchon inicia este camino?

Colombia.
Los que fueran parte de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, ya en disolución por el acuerdo de paz concertado con el presidente Santos, trabajan en su organización como partido político, sesgo contemplado en el tratado de paz. Se ha propuesto que las bases del nuevo partido sean marxistas leninistas con el pensamiento emancipatorio bolivariano, todo ello como expresión de la clase trabajadora.

Ecuador.
El Consejo Nacional Electoral ecuatoriano completó el recuento de los votos objetados y proclamó la fórmula Lenin Moreno-Jorge Glas Espinel como vencedora. Serán, pues, quienes asumirán en el próximo mes como sucesores del actual presidente. Ecuador prolonga, así, la presencia en el poder de la fuerza regional que prohijó el desarrollo del Mercosur y de Unasur, dando a ésta una proyección que se extiende a América Central y países del Caribe de origen hispano. Lasso sigue sin reconocer el resultado.
Jotavé