Sabado 20 de abril 2024

Recordatoria

Redaccion Avances 09/12/2023 - 18.22.hs

Marce: hoy se cumple un año de tu partida y ¿sabés algo? Siento que seguís acá, que nunca te fuiste, ni te vas a ir porque siempre te llevaremos con nosotros prendido a nuestra alma, y en lo más profundo de nuestro ser. Conozco tanto de nosotros que podría seguir charlando eternamente con vos aunque no estés, porque sabría tus respuestas a todo.

 

Las personas como vos merecen tener un homenaje y ser recordadas para siempre, por ser excelente persona, profesional comprometido y responsable, de esas personas que encontrás solo una vez en la vida. Te caracterizaba tu lealtad, tu nobleza, tu integridad, tu solidaridad y tu empatía.

 

Siempre fuiste tan correcto, humano, humilde, sincero, estructurado de apariencia pero de corazón inmenso, siempre pensando en los demás primero, fuiste capaz de romperte en mil pedazos para poder mantenernos a todos enteros, pero a veces no todo es posible.

 

Te mostraste con estampa de escribano, pero tu corazón siempre fue gaucho, campero, de alpargatas, desfiles, caballos, y de alma libre. Amaste lo simple, creo que por eso me elegiste y te enamoraste de mí, fuimos felices mirando atardeceres, tomando matecitos en nuestro banco hecho por tus propias manos, disfrutando de tus canciones cantadas en la galería, deleitando a todos los que pasaban por allí .

 

Armamos nuestro propio universo y fuimos felices en él, más allá de todo y todos. Me confesaste que conmigo pudiste ser vos y creo que con eso no se puede pedir más. Pudiste construir y elegir tu propio mundo juntos, tu museo soñado, donde cada tesoro que conseguimos era una historia más para contar, una alegría más para agregar a nuestras almas.

 

Fuimos felices con poco, vivimos momentos mágicos, nunca pretendíamos demasiado solo nos bastaba nuestro amor, poder tener paz y tranquilidad. Pero como vos siempre dijiste fue muy difícil mantener dos mundos en pie, a veces jugarse por lo que uno quiere puede costarte la vida...

 

No naciste para romper las reglas, menos aún para hacer daño, porque tu bondad y tu ser nunca lo hubiesen permitido. Me enseñaste mucho en esta vida mi amor, me brindaste todo tu ser a mi y a mi hijo, y eso jamás podremos olvidarlo, nos dejaste un legado a seguir, y te prometo que voy a cumplirlo, me hiciste mejor persona aún, eras un sabio para todos los que tuvimos la posibilidad de escucharte, eras un libro abierto de conocimientos.

 

Me enamoró tu inteligencia, tu seriedad, tu respeto, tu sarcasmo, tu humor negro, tus chistes  y ocurrencias, tus salidas inesperadas. Tenías una coraza de protección, pero por dentro siempre guardaste tu niño interior, ese niño dulce, cariñoso e inocente que siempre amé, ese al que un día le pusieron vic vaporub con una toallita caliente y le dijeron que no se moviera, y amaneciste así, mirá si eras correcto.

 

Te extraño, pero no podría explicar cómo, con todo mi ser, con todo lo que soy, con toda mi alma. Te llevaste mi corazón cuando te fuiste, eras mi mejor amigo, mi confidente, mi persona de confianza, mi consejero, el amor de mi vida entera, un poquito padre a veces, mi cable a tierra, mi compañero, míitodo.

 

Te fuiste sin aviso, así de golpe sin esperarlo. La última palabra que escuche de vos fue "gorda", pidiéndome ayuda, y eso me calma a veces porque por lo menos te fuiste sabiendo que yo estaba ahí para ayudarte, y no estabas solo. Nos dejaste de golpe y se nos derrumbó el mundo sin poderlo procesar.
Cubriste todos los espacios, me hiciste inmensamente feliz, por eso es tan difícil seguir sin vos. Finalmente nada ni nadie pudo separarnos y siempre seguimos juntos.

 

Fuiste, sos y serás el gran amor de mi vida, agradezco a Dios que te haya puesto en mi camino, porque con vos conocí todo lo bueno, tu ejemplo de ser humano nos acompañará siempre, te quedaste en nosotros. Conocimos un ser excepcional, incondicional, un caballero con todas las letras, de los que ya no quedan, el puntal fundamental de nuestra vida entera, el abrigo que nos cobijó en noches frías, ese calorcito que nos brindaste donde pudimos sentir que nada malo podría pasarnos porque estabas vos, nos cuidaste como nadie y marcaste nuestro camino con firmeza y amor, cuidaste a mi hijo como un verdadero padre, y nunca jamás nos soltaste la mano.

 

Te ganaste el cielo Marcelito Cavalli, por tu pureza, por tu resiliencia y por haber dado todo a todos siempre sin pedir nada a cambio. Partiste con la convicción de haber actuado acorde a tu sentir, sin hipocresías, ni mentiras, ni engaños, de acuerdo a tus ideales, eso te hizo grande.

 

Me cuesta mucho vivir sin vos, a veces tengo ganas de correr y no se a dónde, escaparme de mi misma y pensar que nada de esto pasó. Te llevaré conmigo hasta mi último suspiro, vivís en mi y eso nunca cambiará. Estás en el olorcito a café de la Volturno, en los mates medidos con termómetro, en los tecitos sanadores de Rosa Mosqueta, en nuestras miles de historias y charlas, en los sueños y anhelos, en la música, en los atardeceres, en todo estás vos y estarás siempre.

 

Poco antes de partir me dijiste que estabas feliz, y que volverías hacer lo que hiciste una y mil veces más, porque siempre había que jugarse por lo que uno realmente ama, y así fue lo que dejaste en tu última publicación antes de partir.

 

Agradezco estos 20 años juntos, agradezco el amor en estado puro hasta el final.

 

Te fuiste como se lo pediste a Dios...
En tu casa
Conmigo
Y sin sufrir.

 

Siempre me dijiste que si algún día  partías antes que yo, me esperarías en  la eternidad, allá estaré cuando Dios lo disponga. ESPERAME CAVALIN...

"Algunos mueren por morir, otros mueren por algo" - José Larralde

Te amaré por siempre.

 

María Noel

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?