Jueves 23 de mayo 2024

Los sueldos, cerca de ser los más bajos de la historia

Redacción 13/04/2024 - 00.11.hs

El impacto del ajuste económico implementado por el Gobierno de Javier Milei, y la licuación de los ingresos, los salarios formales registraron en febrero el cuarto mes consecutivo de retroceso frente a la inflación, acumulando una caída del 23,9% desde noviembre, y se acercan al mínimo histórico del final de la convertibilidad.

 

Según la Remuneración Imponible de Trabajadores Estables (Ripte) los salarios aumentaron un 11,5% en el segundo mes del año, frente a una inflación que alcanzó el 13,2%, tal como reflejó el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec.

 

De esta manera, el salario promedio en febrero fue de $619.007,05, un valor que, al igual que en enero, se ubicó por debajo de la canasta familiar de pobreza. Así quedó reflejado con el dato del Indec, ya que un matrimonio con 2 hijos menores necesitó $690.901,57 para cubrir sus necesidades básicas, sin considerar el alquiler, publicó Ambito.

 

Caída.

 

Los salarios de los trabajadores tuvieron una caída del 26% interanual en febrero, según los cálculos del economista Salvador Vitelli, quien aportó que con el retroceso del segundo mes del año se alcanzó la peor caída cuatrimestral en la historia del índice. En este sentido superaron el derrumbe de la convertibilidad en cuanto a un periodo de cuatro meses, que fue del 20%, y se acercan al mínimo mensual.

 

En 2023, el salario promedio terminó en $484.298,40, creciendo un 149,4% frente al valor que presentaba a finales del 2022 cuando alcanzaba los $194.175,11. La suba no fue suficiente para ganarle a la inflación que fue del 211,4% en los 12 meses del año pasado. La diferencia representó una pérdida del poder adquisitivo del 20% para los 10 millones de trabajadores formales del sector público y privado que contempla el Ripte.

 

Es importante destacar que el Ripte se define como la remuneración promedio sujeta a aportes al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que perciben los trabajadores que se encuentran bajo relación de dependencia y que han sido declarados en forma continua durante los últimos 13 meses.

 

El indicador es una de las variables que se toma en cuenta para el cálculo de la movilidad previsional junto a la evolución de la recaudación tributaria que va a la Seguridad Social, descontando el incremento del padrón de beneficiarios.

 

En tanto, el investigador del Instituto de Estudios y Formación de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma, Luis Campos, sostuvo que el Ripte acumula un derrumbe del orden del 19,2% si se lo compara con noviembre de 2023.

 

Mínimos.

 

Por otra parte, el economista Gabriel Caamaño puntualizó que “en febrero de 2024 el RIPTE en pesos constantes (real) siguió cayendo, en dólar oficial y en dólar CCL leve rebote. En todos los casos, como era de esperarse, sigue en niveles mínimos desde 2004”.

 

En tanto, un estudio efectuado por la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y el Centro para Concertación y el Desarrollo (CCD) determinó que el desplome del salario real de los primeros meses de 2024 se coló entre las perores mediciones de la historia nacional.

 

En efecto, los analistas exploraron el pasado para contextualizar la actual caída de la capacidad de compra y afirmaron que la reducción del indicador que descuenta el efecto de la inflación sobre el sueldo mostró un retroceso de 19% interanual, situándose entre las cuatro más pronunciadas desde 1936.

 

Caídas históricas.

 

“La mayor merma se produjo en 1976, con un 37,1%; en ese año, la política económica de la dictadura militar (de devaluación y liberación de precios pero con congelamiento de salarios) provocó un desplome inédito del poder adquisitivo”, destacó el informe de UMET y CCD.

 

En segundo lugar, se mencionó 1959, con una caída del 23%. Este momento histórico coincidió con la aplicación de un plan de estabilización por parte del gobierno de Arturo Frondizi, en un contexto de inflación que por primera vez alcanzaba tres dígitos: 129,5%.

 

“La hiperinflación de 1989 estuvo acompañada de una baja de casi el 21% en el salario real y fue la tercera contracción más pronunciada desde que hay registro. La que hasta ahora se viene registrando en 2024 (con información a enero) se ubica en el cuarto lugar, con una magnitud muy similar a la del año 2002 (-18,9%)”, concluyó el análisis.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?