Viernes 21 de junio 2024

La intervención justa

Redacción 25/11/2023 - 00.43.hs

Natalia Muñiz es médica y especialista en estética. Tiene su propio centro en el que se realizan distintos tratamientos tanto para mujeres como para hombres y de acuerdo a cada necesidad.

 

“Lo que hago es medicina estética avanzada, que es lograr un efecto quirúrgico sin hacer una cirugía. Por eso es fundamental el estudio de la anatomía, entender muy bien lo que se está haciendo para no deformar ni generar excesos”, es una resumida pero muy precisa descripción de lo que hace Natalia, una cirujana que se enfocó en una rama de la medicina y que en base a trabajo, perseverancia y especialización permanente se convirtió en una emprendedora que creó su propio centro de atención.

 

Natalia Muñiz tiene 37 años y nació en 25 de Mayo. “En realidad el nacimiento fue en Catriel, que está a 20 kilómetros en Río Negro, pero con mi familia vivíamos en 25. Cuando yo tenía 8 años nos vinimos a vivir a Santa Rosa así que hice la primaria y la secundaria y después me fui a estudiar Medicina a Buenos Aires. Arranqué en la UBA pero después me pasé a la Fundación Barceló. Estudié la especialización en cirugía, entré al Hospital Militar y me fui metiendo en la estética porque estudié Flebología y fui haciendo distintos cursos y estudios”, cuenta la profesional en su cálido, cómodo e impecable centro médico estético de la calle Villegas 727 de Santa Rosa (el número de celular es el 11-21806086).

 

“Cuando estaba en Buenos Aires mi plan era ir a España para sumar experiencia ahí, pero mi papá se enfermó gravemente así que me vine enseguida. Y casi que arranqué de cero porque no conocía a nadie y empecé a ir a los pueblos, a buscar trabajo básicamente. Viajaba por todos lados y entré al hospital Molas en la época del Covid, hacía reemplazos y fui aprendiendo porque soy cirujana pero no terapista, me sirvió mucho para trabajar en equipo pero luego quería seguir estudiando y ya pensaba en emprender. En ese sentido trabajar en el Estado me complicaba para viajar, ir y venir, así que renuncié y le metí con todo. Me enfoqué y trabajé sin descanso casi, soy muy perseverante, si hacía falta trabajar domingos, feriados, como sea. Quería progresar básicamente”, dice con simpleza.

 

Y ese trabajo y determinación generó que desde hace un año Muñiz tenga su propio centro de medicina estética, un lugar en donde hay siete consultorios e incluye un circuito de rélax con las características de un spa. “Primero estuve con consultorio en la calle Caminito y luego en la Torre Médica, hasta que pude abrir este centro que está súper remodelado. Mi idea es que funcione todo como un conjunto y no subalquilar, no es fácil porque en el camino hay un montón de cosas que no sale bien y una va aprendiendo en el recorrido, pero apunto a eso”.

 

Tratamientos.

 

Toxina botulímica, ácido hialurónico, carboxiterapia, sienna, dermosculp son algunos de los tratamientos que se realizan, todo con tecnología de avanzada y bajo el conocimiento de Natalia, quien por ejemplo hace un tiempo estuvo en Verona (Italia) para estudiar anatomía en cadáveres.

 

“En la actualidad hay un auge increíble de la medicina estética pero desde una mirada diferente porque se la está entendiendo. Hoy se estudia la carrera, y si bien no hay una especialidad específica para estudiar, los buenos médicos invierten mucho para ofrecer lo mejor. En mi caso incluso viajé a Verona para estudiar anatomía en cadáveres, que es algo muy importante porque si quiero entender cómo dejar tu rostro natural tengo que saber cómo era en su estado normal, porque con el paso del tiempo perdemos grasa estructural, los músculos pierden tonicidad, el hueso disminuye su tamaño entonces tengo que ver cómo hago para volver a esa naturalidad”, detalló Muñiz.

 

-¿Y en qué se diferencia hoy a la estética de antes, de los años ‘90 por ejemplo?

 

-Antes había una característica que era que quedaban todas iguales, sobredosificadas. No es lo mismo trabajar sobre el hueso que en lo superficial, entonces hay que entender mucho lo natural. Hoy todos quieren que no se note que hubo una intervención, entonces ahí está el arte del profesional, quieren que hagas un buen trabajo que se note que ahí se intervino pero a la vez que no se note, que no sea algo tan evidente.

 

La medicina estética generalmente siempre se asoció al mundo femenino, pero esa tendencia cambió de manera radical, según asegura la especialista.

 

“Vienen un montón de hombres, muchos para tratamientos capilares. Pero además una vez que están acá, se interesan por un bótox, un tratamiento de abdomen. Hoy se cuidan y están mucho más pendientes de las arrugas, de la panza. Trabajo mucho con la obesidad y en La Pampa tenemos un alto porcentaje de personas en esa condición, y en ese sentido tengo una máquina alemana de súper avanzada que funciona como una mini lipoaspiración, sin ninguna intervención. Se hace un procedimiento de una sola vez, de unos 70 minutos, y es lo mismo que la lipo, te saca de 3 a 6 centímetros en una sola sesión. Los hombres se la hacen mucho para sacarse un pedacito que les molesta por ejemplo”.

 

La salud, prioridad.

 

Natalia hace especial hincapié en atender la necesidad de cada persona que llega al centro de medicina estética. Y en ese sentido asegura que si algo la caracteriza “es no mentirle a nadie, si hay algo que no es recomendable hacer, no se hace”.

 

“Soy muy sincera con los pacientes, no les miento para sacarle plata, me hice esa fama y así soy. Si viene un paciente oncológico a hacerse algo, no, no lo voy a hacer. Si tenés algún problema que pueda interferir, no se va a hacer. La salud ante todo, eso no se negocia”, afirma.

 

Muñiz explica algunos de los tratamientos más buscados hoy, como el de ácido hialurónico, que sirve para darle volumen a los labios, definir los pómulos o suavizar arrugas y líneas de expresión. “Aporta hidratación y relleno de forma natural”, resalta. Sólo una de las posibilidades para quienes buscan un cambio, la posibilidad de renovar o modificar algo de ese lugar que habitamos sin pausa y que, en muchos casos, buscan una nueva mirada. Como la que ofrece Natalia y su conocimiento, capacidad y profesionalismo.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?