Viernes 21 de junio 2024

Un taller de excelencia

Redaccion Avances 09/12/2023 - 11.58.hs

La empresa creada por Armando Urbano está autorizada por la alemana Mercedes Benz como taller para la reparación de sus motores. También la gigante Claas, de maquinaria agrícola, la designó como único servicio oficial en el país.

 

Más de 30 mil motores rectificados en más de 30 años. Se sabe que los números siempre otorgan una postal precisa y contundente sobre una realidad, y por eso sirve apelar a algunas de las cifras que atesora “Amuyen Rectificaciones” para entender mejor la importancia de una firma que es líder a nivel nacional, y también un modelo de trabajo que brinda empleo a decenas de personas y apuesta de manera permanente a la tecnología y a la capacitación.

 

Y en estos días, desde el Gobierno provincial se destacó el préstamo del Programa Crédito Argentino (CreAr), luego de que La Pampa adhiriera al mismo, que tomó Amuyen para sumar maquinaria y herramientas de trabajo para su taller de la calle 17 al 137 del barrio Talleres de General Pico (número de teléfono 02302 - 431868). La página web es www.amuyenmotores,com.ar

 

El Programa de préstamos fue creado por el Gobierno nacional y establece créditos a tasa subsidiada destinados a pequeñas y medianas empresas. A partir de esta adhesión, las pymes industriales, agroindustriales y de servicios industriales de la provincia pudieron acceder a financiamiento para inversiones productivas, a través de la línea CreAr Inversión PyME Federal, que permitió obtener hasta $ 250 millones por proyecto a través del Banco de La Pampa.

 

En ese marco, la subdirectora de Asistencia Técnica y Financiera del ministerio de la Producción, Eugenia Borges, recorrió Amuyen Rectificaciones, la empresa que dio el puntapié inicial al suplemento “Emprendedores Pampeanos” que el diario LA ARENA comenzó a publicar el sábado 1 de mayo de 2017.

 

“En todos los casos que requerimos el apoyo del Ministerio siempre se comportaron de la mejor manera, como también nos sumamos a todas las capacitaciones que brindaron junto a otras instituciones por ejemplo el INTI. Empresas como la nuestra necesitan de una gran inversión en maquinaria y estructura, recuperable a muy lago plazo, con lo cual es fundamental contar con un sistema de financiación y gente que nos escuche y reaccione ante eso”, explicó Sebastián Urbano, uno de los hijos de Armando que trabaja en la firma piquense.

 

Modelo.
“Amuyen” fue creada por Armando Urbano, un hombre nacido en Ingeniero Luiggi que durante mucho tiempo fue empleado. Hasta que abrió su propio taller y 35 años después, transformó en una empresa modelo a nivel internacional.

 

Y es que ingresar al taller piquense genera asombro. Un enorme galpón donde hay ruido a hierro y motores, operarios trabajando junto a decenas de máquinas grandes, chicas, medianas, antiguas y de las más tecnológicas. Un espacio en donde también hay incontables repuestos y donde todo está perfectamente ordenado y pulcro.
“Empecé con una máquina de ajustar pernos de pistón, eso fue en septiembre del '60 y esa máquina sigue siendo hoy número 1 del mundo por la tecnología y precisión que tiene, increíble", resaltaba Urbano a este suplemento. Luego pasó a otra rectificadora, Jure Molina, donde trabajó por una década, antes de vender “un autito que tenía, juntar pesito por pesito y comer fideos varios meses” para poder comprar sus primeras herramientas, cuando ya había decidido cumplir su deseo: ser dueño de su propio taller.
Urbano tuvo una infancia difícil y a los 17 años ya era jefe de familia. No pudo estudiar más allá de sexto grado pero nunca le faltó algo que lo llevó al lugar donde hoy está: confianza en sí mismo y espíritu emprendedor. “Siempre creí en lo que puedo hacer, siempre me tuve confianza, y cuando tomo una decisión no hay vuelta atrás. Solo pude hacer la primaria, pero gracias a mi trabajo pude conocer el mundo y hoy siento un gran orgullo por lo que pude construir junto a mi familia”.

 

“Tecnológicamente estamos al nivel de cualquier rectificadora de los países centrales. Tuvimos la ventaja de equiparnos mientras no había inconvenientes para el ingreso de maquinaria. Tenemos la política de utilizar equipos de reparación de calidad, que duran muchos años, pero valen mucho dinero”, explicaba Armando mientras revelaba anécdotas de sus viajes a ferias mundiales de motores en Frankfurt, Milán, Amsterdam, Las Vegas o San Pablo.
Amuyen trabaja un 40 por ciento con maquinaria que proviene del área agropecuaria. El resto se divide entre el transporte (25%), la industria petrolera (20%) y los vehículos particulares (15%).

 

Crédito.
Irreductible a la hora de gastar lo que no tenía o de pedir plata ajena, Urbano recuerda el asombro de los miembros del Directorio del Banco de La Pampa cuando se enteraron, en una visita de varios años atrás, que no tenía préstamos pedidos con la entidad.

 

“En ese momento el presidente del Banco era Oscar Jorge y cuando vinieron acá no lo podían creer, siempre fui arisco a pedir créditos, pero en un momento queríamos comprar un galpón porque necesitábamos más lugar. Recuerdo que finalmente me convencieron y acordamos un dinero. A la semana mi contadora me avisa que habían depositado casi el doble. ¡Y lo reventamos todo!, compramos el local donde hoy tenemos una sala de capacitación para 35 personas, agrandamos el que ya teníamos y mejoramos varias instalaciones”, recordaba Urbano a modo de anécdota.

 

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?