«El sistema educativo no alberga neurodiversidades»

Redaccion 22/10/2021 - 06.25.hs

En la actualidad, todos conocen la palabra «autismo» pero muy pocos saben definirlo, cuáles son sus causas, cómo vive una persona con autismo y cómo es ser madre de un hijo con autismo. Para conocer un poco más del tema, hoy a las 19, mediante un conversatorio virtual, Agustina Videla presentará el libro «Único. Del Autismo a la Neurodiversidad. Aprendizajes de una madre».
Agustina es mamá de dos hijos: Lucas de 14 años y Guido de 11. El libro «Único. Del Autismo a la Neurodiversidad. Aprendizajes de una madre», fue escrito hace unos tres años, y relata la experiencia y aprendizajes de ser mamá de su hijo mayor, quien fue diagnosticado con Trastorno del Espectro Autista. «Mi objetivo es compartir mi experiencia, esperando que empodere a otras madres y familias a tomar decisiones», señaló.
«En el libro cuento el primer periplo entre los 2 años y medio y los 8, de mucha incertidumbre, negación y cómo es una crianza compleja cuando uno tiene hijos con dificultades sociales, emocionales, conductuales, escolares», contó Agustina a LA ARENA. «Primero se interpreta como chicos maleducados, que no hacen caso, y eso genera mucha culpa en las madres porque muchas veces son a la que la sociedad le dice: ‘eso es porque no le ponés límites’, ‘porque no lo crías bien’. «Todo siempre va hacia la disciplina, la penitencia. En mi opinión eso atrasa, lo aleja y hace perder mucho tiempo, tanto en la familia como en los niños», explicó.
El conversatorio virtual se llevará a cabo hoy a las 19, es gratuito y abierto a la comunidad, organizado en conjunto con la librería «Marinelli» y el apoyo de «Planeta Neurodiverso».
-¿Qué es el autismo?
-El autismo es un diagnóstico que está dentro de un manual psiquiátrico. Es un trastorno que en los últimos años se actualizó y hay que tener dos características: la dificultad en las relaciones sociales, interpersonales, y los intereses restringidos o conductas repetitivas. Lo que hace que algo que se convierta en un problema o patológico es la severidad, en cuánto te dificulta en tu vida cotidiana.

 

Actualización.
Si bien hay mucha popularización del término, a veces es difícil de entender lo que es y con el correr del tiempo, el mismo se ha ido actualizando ya que «no se ha descubierto ningún gen particular que determine el neurodesarrollo».
«En los ’80, alguien con autismo era un niño que no tenía lenguaje, que se movía repetitivamente en el mismo lugar», explicó. Esas situaciones es lo que se ha visto en distintas novelas o series televisivas, pero «eso es un autismo muy severo» porque también hay otros audiovisuales donde «hay chicos muy brillantes pero que tienen dificultades para relacionarse».

 

Neurodiversidad.
El libro, como su nombre lo dice, muestra ese tránsito del autismo a la neurodiversidad, término adquirido a partir de los ’90 y que «significa que el cerebro no funciona como el de la mayoría pero que eso no determina que es un error o algo a corregir».
«Este término se está utilizando más para entender que todos somos diferentes en nuestro desarrollo, y que podemos llegar con distintos tiempos», agregó.
Agustina señaló que hubo señales de alerta. A los 2 años, Lucas no podía cumplir con las expectativas que se pretendía en el jardín, como el no poder acatar las consignas. Comenzó a hablar a los 5 años y a leer y escribir a los 10 pero «en nuestra sociedad se piensa que, si no se hace eso en un determinado momento, es un trastorno».
«Desde mi mirada, lo necesario es tomar conciencia a nivel familiar, adaptar las situaciones, y es importante realizar las capacitaciones necesarias para que como padres podamos acompañar una crianza que tenga sus particularidades», manifestó.
A su vez, eso no «idealiza» la situación. «Por ejemplo mi hijo tiene una alta inseguridad emocional. En los chicos con neurodesarrollo, las dificultades sociales y emocionales se suman, pueden tener ansiedad o tendencia depresiva y para muchos de ellos es difícil llevar una vida agradable», expresó.
Indicó que la psicología tradicional no está preparada para los niños y que en el proceso de la escritura del libro descubrió otros recursos como el mindfulness, el yoga, la psicología positiva. «Hay distintas herramientas que están en boga, como el de entender que todas las habilidades sociales y emocionales -que son las que nos permiten tener una vida de bienestar- son cultivables y que la empatía, el agradecimiento, la paciencia se pueden aumentar», sostuvo.

 

Escolaridad.
Agustina explicó que la escolaridad «es muy difícil» y que se hizo mucho trabajo para que suceda, pero que no se logró. «En los primeros años es más fácil, pero en mi caso pudo estar en la escuela pública hasta 5° año con un equipo terapéutico. El sistema educativo no alberga todas estas neurodiversidades, y hay cosas que deberían modificarse como la capacitación a los maestros y en la manera misma de cómo está pensada la escuela porque hay que entender que no todos los cerebros son iguales y aprenden de la misma manera», describió.
Contó también que por fuera de la casa o de la escuela «hay muchas instituciones que tienen diferentes apoyos y talleres». Aunque en su caso particular, a Lucas no le gustan las actividades grupales. «Así que salimos a andar en bicicleta, patineta, por eso es importante respetar su individualidad», cerró.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?