Jugadas imprudentes
Jueves 22 de febrero 2024

Jugadas imprudentes

Redacción 08/12/2023 - 00.32.hs

Acaso la confianza que da el triunfo –excesiva en este caso— o tal vez por una equivocada interpretación de los asesores de imagen, que por cierto los tiene, han llevado en los últimos días al ex presidente Macri a confrontar con dos ídolos populares: Diego Armando Maradona y Román Riquelme. Lo de “el 10”, ya se sabe, fue un error incomprensible, porque agraviar a un símbolo, no ya argentino sino mundial, fue una jugada política muy imprudente, que, pese a que su principal protagonista ya no está entre nosotros, le dio magros resultados entre el pueblo en general, escasos apoyos entre sus partidarios y sugestivos silencios en el resto del ámbito político que le es más o menos favorable.

 

Con Riquelme la cosa es muy distinta. El proceder macrista evidencia su afán por retornar a un alto cargo en la Comisión Directiva de Boca Juniors, uno de los clubes más populares del mundo, que ya le sirviera como trampolín para su ascenso político: al gobierno de la ciudad de Buenos Aires primero y a la Presidencia de la Nación después. Las encuestas indican ahora que Riquelme cuenta con un mayoritario y manifiesto apoyo popular que lo sindica como ganador en las próximas elecciones presidenciales del club, y tanto que para neutralizarlo, momentáneamente al menos, Macri debió apelar a extemporáneas medidas de una justicia complaciente para postergar los comicios, apostando a prolongar esta situación indefinida, al menos hasta la asunción del nuevo gobierno nacional, con el que se sospecha como muy factible una intervención al club.

 

Ahora un nuevo protagonista se ha sumado a esta suerte de teatralización de ambiciones. Nada menos que el presidente electo de la República ha puesto a disposición de Macri su polémica motosierra para “acabar con el populismo que gobierna en Boca”, reiterando la ojeriza que ya manifestara para con el club de la Ribera y reforzando su dependencia, o al menos su empatía, para con el ex mandatario, máxime al emplear la palabra tan odiada: populismo.

 

Lo insólito del caso es que quien manifiesta ese deseo, donde la palabra “motosierra” se puede interpretar en forma inquietante, es nada menos que el inminente presidente de la República, y lo hace a un par de días de la asunción de funciones. Su insólita y hasta peligrosa expresión ante la consulta de un seguidor e hincha boquense, no deja lugar a dudas: "Cuente con la herramienta sin dudas...". Una crónica periodística sintetiza su asombro al señalar que “el presidente electo ‘pone a disposición su motosierra’ o lo que signifique esa expresión, para intervenir una asociación civil sin fines de lucro, en beneficio de su socio político y con quien tejió un acuerdo para ganar el balotaje presidencial”.

 

Para más en esta paradójica e irracional comedia de absurdos, Javier Milei dobla la apuesta y se declara opuesto al club, del que reconoce haber sido ferviente partidario “hasta que lo trajeron a Riquelme a robar” en un acto, según él, de populismo.

 

De hecho, con la misma falta de coherencia que viene manifestando en sus ideas, declaró muy suelto de cuerpo que en la final de la Copa Libertadores 2018 ante River Plate, festejó los goles riverplatenses.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?