Inicio Culturales La Pampa tuvo su día

La Pampa tuvo su día

FERIA DEL LIBRO DE BUENOS AIRES

La Pampa tuvo su día el domingo en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, con la charla «Pueblos originarios en nuestro territorio: literatura, pasado, presente y futuro. Una conversación abierta…», a cargo del escritor Omar Lobos y del antropólogo Carlos Masotta.
La actividad, con una importante concurrencia de público, tuvo lugar en la Sala Adolfo Bioy Casares y contó con la presentación de la directora general de Coordinación Cultural, Dini Calderón.
«Enmarcando nuestro trabajo de la Secretaría de Cultura en el conjunto de las políticas que para y con los pueblos originarios desarrolla el gobierno provincial, y tratándose de la participación de la provincia en la Feria del Libro, es que nos propusimos pensar en qué forma aparecen los pueblos originarios y sus líderes en la literatura del territorio pampeano. Y es en este sentido que planteamos la necesidad de revisitar, conocer, reconocer y poner en su justo lugar dentro de nuestra historia a estos hombres que lideraron la resistencia que nos permite hoy la posibilidad de proyectarnos hacia un futuro más respetuoso de las diversidades», expresó Calderón.
Destacó también la gestión institucional respecto de la construcción de una política de gobierno amplia y participativa, sumando acciones junto al Consejo Provincial del Aborigen y el esfuerzo hacia el sur, con acciones concretas a través de elaboración de leyes marcos y encuentros de Patrimonio Cultural Inmaterial, con las provincias que conforman el Ente Patagónico de Cultura.

Figura del indio.
El antropólogo Carlos Masotta hizo una exposición acerca de lo simbólico de las imágenes del siglo XIX y cómo se extienden hasta el siglo XX, poniendo como ejemplo la figura del indio, una construcción propia de los conquistadores. Dio como ejemplo la figura de Pincén, que en las fotos aparece vestido como un paisano, siendo que ese no era su atavío habitual. Sin embargo, esa imagen se extendió en el tiempo volviéndose popular, y es la que tenemos hoy registrada en nuestra memoria.
Respecto de la literatura aseguró que, «tradicionalmente se nos enseñó que la literatura y los pueblos originarios eran dos cosas diferentes». Y agregó: «La literatura pampeana ni siquiera comienza con las correspondencias de Calfucurá, sino que se inició mucho antes con las pinturas rupestres».

Paisaje culturizado.
Por su parte, Omar Lobos hizo una lectura acerca de las imágenes de La Pampa y de sus habitantes en el territorio. Un aporte muy interesante que señaló fue que a partir del siglo XX para adelante, La Pampa no aparece ya como una idea forzada, sino que surge a partir de una mirada que hace la propia gente que la habita, imbuida de todo aquello que tiene que ver con el paisaje habitado, con el paisaje «culturizado». Sostuvo que «no se puede separar la geografía del tiempo». Y destacó la forma en que Calfucurá databa sus correspondencias con los generales Mitre y Urquiza: «Calfucurá ponía la fecha y ‘Montes de Salinas Grandes’, reafirmando e institucionalizando el lugar donde estaba, el monte, la laguna, la salina», afirmó.