EE.UU. arma a los Kurdos para combatir a islamistas

Estados Unidos comenzó a suministrar armas a los kurdos de Irak para combatir una creciente ofensiva islamista y continuó con “éxito” sus bombardeos contra posiciones de los insurgentes en el norte de Irak, informó ayer el gobierno norteamericano.
Las fuerzas de seguridad kurdas han pasado a la ofensiva gracias a los bombardeos estadounidenses contra el grupo Estado Islámico (EI), que fueron autorizados la semana pasada por el presidente Barack Obama, luego de que el EI tomara zonas cristianas de Irak y se acercara a las fronteras del semiautónomo Kurdistán iraquí.
El domingo, los milicianos kurdos, conocidos como “peshmergas”, reconquistaron dos ciudades, Makhmour y al-Gweir, ubicadas a unos 45 kilómetros de Erbil, la capital del norteño Kurdistán, en uno de sus primeros triunfos luego de semanas de retroceso frente al avance del EI, un grupo considerado más extremista que Al Qaeda.
Esos éxitos, sin embargo, se vieron empañados por la noticia de una derrota en la provincia oriental de Diyala, donde los peshmergas debieron huir de la ciudad de Jalula luego de intensos combates con los combatientes del sunnita EI, informaron ayer fuentes militares y policiales.
Los islamistas irrumpieron en la ciudad luego de hacer detonar un camión bomba seguido por varios atacantes suicidas que iban a pie, dijeron las fuentes, que agregaron que al menos 14 milicianos kurdos murieron en los enfrentamientos, informó la cadena CNN.

Armas.
Ayer, la vocera del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo en una entrevista con CNN que Washington ha comenzado a proveer directamente de armas a los kurdos para que combatan más efectivamente al EI, un grupo que aspira a crear un califato islámico en Irak y la vecina Siria.
“Trabajamos con el gobierno iraquí para suministrar armas a los kurdos, que las necesitan urgentemente”, dijo Harf, en referencia a las autoridades chiitas de Bagdad, que mantienen viejas disputas con los kurdos pero que han estado colaborando con ellos para hacer frente al temible enemigo común que constituye el EI.
“Los iraquíes ponen a disposición las armas que tienen en sus depósitos y Estados Unidos está haciendo lo mismo”, precisó Harf. La decisión de armar directamente a los kurdos refleja el nivel de preocupación de Estados Unidos por el avance del EI en Irak.
Harf no quiso decir qué organismo o institución de Estados Unidos está proveyendo las armas. (Télam)