FARC anuncia negociadores

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) formalizaron ayer al equipo con el que encararán el diálogo con el gobierno, y sumaron dos nuevos elementos al proceso: una propuesta de cese bilateral del fuego y la presencia en las conversaciones de un jefe insurgente preso en Estados Unidos.
Las FARC nombraron como líderes en las negociaciones de paz a los alias Iván Márquez y Jesús Santrich, integrantes del secretariado, y anunciaron que cuando se instale la mesa de conversaciones propondrán un cese del fuego bilateral.
Las designaciones para las conversaciones que se celebrarán en octubre en Oslo fueron informadas por el jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, en un video difundido en La Habana y reproducido por medios colombianos.
El mensaje de Timochenko fue emitido durante una conferencia de prensa que ofreció en el Palacio de Convenciones de la capital cubana Mauricio Jaramillo, alias El Médico, quien reveló otra sorprendente pretensión de la insurgencia: que otro de sus representantes en las negociaciones sea Simón Trinidad, preso en Estados Unidos.

Rescate.
Sin dar mayores explicaciones, Jaramillo fue todavía más allá y aseguró que el 8 de octubre, en el inicio de las negociaciones -inicialmente se había hablado del 5- Simón Trinidad estará en la delegación guerrillera presente en la capital noruega.
“Nosotros tenemos a Simón Trinidad en la mesa de negociaciones. El está condenado en los Estados Unidos por ser de las FARC. Es nuestro deber rescatarlo y rescatar a Sonia, y por eso estará en nuestra mesa de negociaciones a pesar de las molestias que esto pueda ocasionar”, subrayó Jaramillo.
Trinidad, cuyo verdadero nombre es Juvenal Palmera, fue extraditado en 2004 a Estados Unidos y condenado a 60 años de cárcel por el secuestro de tres norteamericanos.
Un rato después, el presidente Juan Manuel Santos le bajó el tono a la posibilidad de que Trinidad esté en el diálogo, al reclamar una negociación “realista” y dejar en claro que “no dependen del gobierno” que el insurgente preso pueda estar.
“El gobierno no tiene ningún veto frente a los negociadores que designen las FARC. Pero hay unos que podrán estar ahí y otros que no podrán. No depende de nosotros. El proceso tiene que ser realista. Es una palabra muy importante. Hay cosas que se pueden y otras que no se pueden”, evaluó Santos.

Propuesta.
En La Habana, acompañado de Hermes Aguilar, Rodrigo Granda y Andrés Paris, Jaramillo afirmó también que el primer punto que la organización planteará en Oslo es una propuesta de cese del fuego bilateral, un punto no contemplado en el acuerdo inicial y del que -de alguna manera- el presidente Juan Manuel Santos se había jactado esta semana. El cese de las operaciones es un punto sensible para la población de Colombia. (Télam)