Polémico tratado de libre comercio

PUBLICACION DE DOCUMENTOS SOBRE EE.UU Y LA UNION EUROPEA CAUSA REVUELO

La organización Greenpeace afirmó ayer que el gigantesco tratado de libre comercio que buscan Estados Unidos y la Unión Europea (UE) pondrá los intereses corporativos por delante del medio ambiente y la seguridad de los consumidores, al publicar documentos secretos sobre las negociaciones entre las partes.
La organización de defensa del medio ambiente divulgó por Internet 248 páginas de documentos secretos del comité negociador del tratado “para arrojar luz” sobre las conversaciones a puertas cerradas celebradas desde 2013 en torno al pacto, llamado de
Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP).
“Este tratado está amenazando con tener implicaciones de largo alcance para el medio ambiente y las vidas de más de 800 millones de ciudadanos de la UE y Estados Unidos”, dijo Greenpeace al presentar los documentos en una conferencia de prensa en Berlín, la capital de Alemania.
Washington y Bruselas quieren que el mega acuerdo esté listo antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, deje el cargo a fin de año, pero el pacto, que debe ser ratificado por los Parlamentos de los países de la UE y el Congreso de Estados Unidos, enfrenta oposición a ambos lados del océano Atlántico.
En Europa existe gran temor a que el TTIP socave regulaciones laborales y de protección
ecológica, del medio ambiente y de los estándares de seguridad alimentarios en provecho de las grandes corporaciones, mientras que en Estados Unidos existe, al mismo tiempo, una creciente presión proteccionista.
“El TTIP es una enorme transferencia de recursos del pueblo a los grandes negocios”, argumentó Stefan Krug, director de la representación política de Greenpeace Alemania, un día después de que la organización proyectara extractos de los documentos sobre la fachada de la cámara alta del Parlamento alemán.
“Es increíble que unas negociaciones que afectarán a millones de personas se mantengan en secreto”, aseguró sobre unos documentos de los que se desprende que el gobierno estadounidense está presionando a Europa por el TTIP más de lo que se creía.
“Necesitamos un debate público y por eso hemos publicado los documentos”, agregó Krug.
En Bruselas, la comisaria de Comercio europea, Cecilia Malmström, insistió en que la UE no acordará una reducción de la protección al consumidor, al medio ambiente y de los estándares de seguridad alimentarios durante las negociaciones del TTIP, que comenzaron a mediados de 2013.
Según Malström, los documentos publicados “reflejan la posición negociadora de cada parte” y pueden existir “distintos puntos de vista”, pero sin que esto signifique que una parte se rinda a las demandas de la otra, afirmó en su blog.

EE.UU.
Similar defensa realizó el gobierno estadounidense, que reiteró que el objetivo del TTIP es “preservar, no socavar, nuestros robustos estándares de protección medioambientales y del consumidor” y rechazó lo que calificó de “errónea” interpretación de los documentos filtrados sobre una presión estadounidense.
“Las interpretaciones dadas a estos textos parecen ser confusas en el mejor de los casos y directamente erróneas en el peor”, dijo un portavoz de la Oficina del Representante de Comercio Exterior norteamericana (USTR), que pidió no ser identificado, a medios en Washington, entre ellos la agencia de noticias EFE.
La plataforma republica, creada por Greenpeace, habilitó ayer un punto de información delante de la berlinesa Puerta de Brandenburgo para facilitar el acceso a los papeles, ya que desde el inicio de las conversaciones la opinión pública no cuenta más que con presunciones sobre qué están hablando las dos partes.
Greenpeace dijo que los documentos, representan las dos terceras partes del borrador del acuerdo tal como quedó en la última ronda de negociaciones en abril pasado. (Télam)