Washington elimina restricciones

OBAMA Y CASTRO DIALOGARON SOBRE MEDIDAS QUE RELAJAN EL EMBARGO, ANTES DE LA LLEGADA DEL PAPA

El gobierno de Estados Unidos anunció ayer nuevas medidas que amplían a sus ciudadanos las facilidades para viajar, hacer negocios, enviar remesas y prestar servicios de telecomunicaciones en Cuba, en un nuevo paso hacia la flexibilización del bloqueo económico y en vísperas del viaje del Papa Francisco a la isla, lo que dio paso a un diálogo telefónico entre los mandatarios Raúl Castro y Barack Obama.
Los presidentes conversaron sobre el levantamiento de sanciones al comercio y viajes que alivian el embargo, en una charla en la que Castro le recalcó a Obama la necesidad de profundizar el alcance de esas medidas “y de eliminar definitivamente la política de bloqueo en beneficio de ambos pueblos”, señala un comunicado oficial divulgado en La Habana.
Las nuevas medidas entrarán en vigor el lunes 21 de septiembre, anunciaron ayer los departamentos de Tesoro y de Comercio de Estados Unidos, y estos cambios no supondrán el levantamiento total del embargo económico y comercial, medida que únicamente el Congreso puede decidir.

Sector privado.
En sintonía con la flexibilización de restricciones que comenzó en enero, un mes después del inicio del proceso para normalizar las relaciones bilaterales, las medidas anunciadas ayer están diseñadas “para apoyar al sector privado cubano emergente”, indicó en un comunicado la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Penny Pritzker, junto con el secretario del Tesoro, Jack Lew.
Lew dijo que estas regulaciones subrayan el “compromiso” del presidente Obama con “promover un cambio constructivo para el pueblo cubano”, y resaltó que una relación bilateral “más abierta y fuerte” tiene el potencial “de crear oportunidades económicas para estadounidenses y cubanos por igual”.

“Pasos dados”.
En la conversación de ayer, Castro y Obama hablaron sobre los “pasos dados” desde su histórica y hasta la fecha única reunión de abril en la pasada Cumbre de las Américas, en Panamá, la reapertura de embajadas en La Habana y Washington y la agenda de temas que ambos países tratarán en los próximos meses para la normalización de relaciones.

Papa.
Antes de la visita del Papa Francisco a Cuba y a Estados Unidos, los mandatarios de ambos países reconocieron la contribución del pontífice “al inicio de una nueva etapa en las relaciones” bilaterales.
Castro, según la nota oficial, ratificó al presidente Obama la voluntad de Cuba de avanzar en las relaciones con los Estados Unidos, sobre la base del respeto y la igualdad soberana.
Concretamente, bajo las nuevas normas anunciadas ayer los estadounidenses podrán mantener presencia física en Cuba, mediante una oficina o un almacén, en sectores como el periodístico, el agrícola y la construcción, el correo y envíos postales, las telecomunicaciones y las empresas de viajes, entre otros. Además, los negocios que se instalen en la isla podrán contratar a ciudadanos cubanos, así como abrir y mantener cuentas bancarias allí.

Viajes.
Aunque el turismo en la isla seguirá estado prohibido para la mayoría de estadounidenses, Washington facilitará aún más los viajes a cierto número de ellos, siempre y cuando entren dentro de las 12 categorías existentes de personas autorizadas a viajar a la isla por la legislación actual.
Entre esas categorías se cuentan quienes hagan visitas familiares, los periodistas, los funcionarios del gobierno, los que quieran ir por actividades religiosas o de apoyo al pueblo cubano y los que participen de proyectos humanitarios.
Puntualmente se permitirá el transporte por barco entre Estados Unidos y Cuba de pasajeros autorizados a viajar a Cuba y lo podrán hacer directamente, sin tener que pasar por terceros países. En el sector de las telecomunicaciones e internet, los estadounidenses autorizados podrán prestar servicios en asociación con entidades cubanas.

Intercambios educativos.
El gobierno de Obama facilitará aún más los intercambios educativos con universidades e instituciones académicas cubanas. El secretario del Tesoro aseguró que al relajar las sanciones “Estados Unidos está ayudando al pueblo cubano en su esfuerzo para lograr la libertad política y económica necesaria para construir una Cuba democrática, próspera y estable”. (Télam)