Concluyó audiencia de la megacausa La Perla

Con la lectura de la parte final de la acusación de la causa Barreiro, una de las 16 que conforman la megacausa La Perla, concluyó ayer a la esta tarde la séptima audiencia del juicio que se lleva adelante en el Tribunal Oral Federal número 1 (TOF1) de la ciudad de Córdoba y que tiene como principal imputado al represor Luciano Benjamín Menéndez.
En la causa Barreiro, se juzgan a 32 represores, imputados por los delitos de secuestros, tormentos, abuso deshonesto, violación y asesinatos cometidos por miembros del Departamento de Informaciones de la policía de la provincia (D2) junto a militares dependientes del Batallón de Inteligencia 141.

Presente.
Al inicio de la audiencia en tiene lugar en el Tribunal Oral Federal número (TOF1) 1 de la ciudad de Córdoba, y que contó por primera vez con la presencia de Menéndez, ya que en las anteriores lo había seguido por el sistema de videoconferencias desde el penal de Ezeiza, abogados defensores, querellantes y la fiscalía realizaron distintos planteos.
Posteriormente, el secretario del juzgado, Pablo Bustos Fierro, comenzó con la lectura de la causa Barreiro, que tiene 33 imputados por el asesinato de 82 presos políticos. Es de señalar que esa unidad militar, dependía del Tercer Cuerpo de Ejército, cuya jefatura fue ejercida en una primera instancia por el represor Carlos César Delía Larocca, quien fue sucedido en el cargo por Menéndez.
Entre los principales imputados, además de los nombrados, se encuentran Guillermo Barreiro, que comandó junto a Héctor Pedro Vergez, los Comandos Libertadores de América (CLA), versión local de la Triple A, y el ex jefe de la policía provincial, Alberto Luis Choux, a quien se le imputó también un hecho de violación de una prisionera y dos de abuso deshonesto agravado. También se encuentran en el banquillo los ex policías que formaron parte de la patota del D2, por su participación en secuestros, torturas y asesinatos de detenidos por razones políticas.

Delitos.
En esta causa se juzgan delitos cometidos entre agosto de 1975 y el 24 de marzo de 1976, fecha en que se produjo el golpe cívico militar, y tiene un total de 80 víctimas, de las cuales 13 sobrevivieron, de 21 lograron hallar sus cuerpos y el resto permanece hasta la actualidad en condición de desaparecidos.
Entre las victimas de esta causa se encuentra Miguel Hugo Vaca Narvaja, padre de la actual embajadora argentina en México, Patricia Vaca Narvaja y de Miguel Hugo (hijo), que fue fusilado en la Unidad Penitenciaria número 1 (UP1), mediante la aplicación de la denominada “ley de fuga” en agosto de 1976. (Télam)