Cristina: “vamos a otorgar activos”

La mandataria justificó la decisión en la crisis financiera internacional que complica la obtención de créditos en el mercado mundial. Resaltó que “se crearán 10.000 nuevos puestos de trabajo en forma directa e indirecta”.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció ayer al mediodía que el Estado destinará 1.000 millones de dólares, con fondos procedentes de la ANSeS, para comenzar la obra de soterramiento de la línea del ferrocarril Sarmiento, que fue adjudicada a un consorcio de empresas privadas.
Fernández de Kirchner justificó la decisión en la crisis financiera internacional que complica la obtención de créditos en el mercado mundial y subrayó que la ANSeS tendrá como garantía del dinero aportado a los terrenos que quedarán liberados por la obra y que pertenecen al Ferrocarril. “En otros tiempos, a las AFJP se les daban acciones o títulos que hoy valen la décima parte. Hoy, en cambio, vamos a otorgar activos fijos, terrenos, que cada vez van a valer más porque es un bien escaso”, argumentó la jefa de Estado durante un acto que encabezó en la Residencia de Olivos.
La jefa de Estado destacó que es una obra “muy importante por el monto que involucra y la mejora de la traza urbana” de la Ciudad de Buenos Aires y resaltó que gracias a los trabajos “se crearán 10.000 nuevos puestos de trabajo en forma directa e indirecta”.

Ausencia.
El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, en cuya jurisdicción se realizará la primera parte de las obras de soterramiento, no estuvo presente en la Quinta Presidencial y mandó al ministro de Transporte en su representación, aunque Fernández de Kirchner aclaró dos veces que había sido invitado. Esta es la cuarta vez que se realiza una ceremonia pública para anunciar los diferentes pasos de la licitación y adjudicación de las obras relacionada con la línea Sarmiento durante la administración kirchnerista, aunque la presidenta se quejó de que se destaque esta circunstancia.
“Nunca se presentan las obras tres veces”, aclaró la primera mandataria, para luego detallar que “en febrero de 2007 se llamó a licitación, en agosto del mismo año se recibieron las ofertas y al mes siguiente se abrieron las ofertas”. Ayer se firmó el contrato de ejecución de la obra con el consorcio adjudicatario, que integran las empresas locales Iecsa y Compsa, la brasileña Odebrecht y la italiana Ghella, y que en un primer tramo involucrará desde la estación Caballito hasta Liniers. Los otros dos tramos involucrarán de Liniers a Castelar y desde allí a Moreno.

Préstamos.
La obra fue adjudicada a principios de año pero su ejecución quedó en suspenso debido a la crisis internacional, ya que se esperaba contar con préstamos de los bancos Credit Suisse y DEFPA, pero ayer la presidenta argumentó que ello llevó a “replantear el financiamiento”.
Por eso, explicó Fernández de Kirchner, la ANSeS saldrá a financiar los trabajos con un aporte de 1.000 millones de dólares de los fondos procedentes del sistema jubilatorio privado que fue recientemente estatizado, con garantía de los terrenos que pertenecen al ferrocarril.
La presidenta subrayó que “es la obra más importante que se va a hacer en la Capital con el dinero de todos los argentinos” y bromeó que “seguramente algún gobernador se quejará” porque los porteños son los argentinos con mayor ingreso per cápita del país. (DyN)