De la Rúa defiende a Cavallo

El ex presidente Fernando de la Rúa defendió ayer la instrumentación del denominado “megacanje” y al ex ministro de Economía Domingo Cavallo, al sostener que esa operación era necesaria para “sostener la convertibilidad”.
“Es un disparate acusar al doctor Cavallo de negociaciones incompatibles con la función pública por convocar a los bancos” que realizaron la operación, dijo el ex presidente al declarar en el juicio contra el entonces jefe del Palacio de Hacienda, único acusado en la causa.
Convocado por la defensa de Cavallo, quien siguió atento la declaración del ex presidente, De la Rúa dijo que su ministro “siempre actuó de manera irreprochable” y que “sufrió persecución de la justicia, algo en lo que yo tengo experiencia”.

Acusado.
Cavallo está acusado de haber favorecido a un grupo de bancos que cobraron por reemplazar medio centenar de títulos de la deuda externa por sólo cinco bonos con fecha de vencimiento diferida, un total de 120 millones de dólares, 20 de los cuales correspondieron al banquero estadounidense David Mulford, que ideó la operación.
La maniobra fue presentada como la solución al problema del endeudamiento, pero apenas cuatro meses después de concretada la Argentina entró en cesación de pagos, tras imponer el corralito de los depósitos bancarios y desatarse una crisis política que arrastró al gobierno de De la Rúa.
Un documento elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentado en la audiencia de ayer por el luego secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, ponderó el incremento registrado en la deuda soberana tras el megacanje, en 9.500 millones de dólares.
Tiempo atrás, la presidenta calificó al “megacanje” como “la mayor estafa de la historia financiera de la Argentina”. (Télam)