El padrastro apareció ahorcado

DETUVIERON A LA MADRE DE LA BEBA ASESINADA EN PILAR

El padrastro de Milagros Melina Benítez, la beba de casi dos años asesinada a golpes, torturada y abusada en Pilar, fue encontrado ahorcado hoy en la celda en la que estaba alojado en la alcaidía departamental de San Martín, en tanto que anoche también fue detenida la madre de la víctima, acusada de “abandono de persona”.
Fuentes policiales y judiciales informaron que uno de los guardiacárceles halló el cadáver de Luis Carlos Alonzo (25), paraguayo, alrededor de la 1, sentado en el suelo y ahorcado con una sábana atada a los barrotes de una reja del costado de su celda.
El efectivo penitenciario, que también es guardavidas, lo descolgó y comenzó a efectuarle maniobras de reanimación cardiopulmonar, aunque Alonzo ya había fallecido.
Según indicaron los voceros, la última vez que el padrastro de Milagros fue visto con vida fue a la medianoche, cuando los guardias pasaron por su celda y constataron que estaba en perfecto estado.
Alonzo estaba alojado en San Martín desde el mismo día de su detención, el jueves, cuando fue trasladado por temor a que vecinos atacaran la comisaría de Pilar en la que se encontraba.

Investigación.
El caso es investigado por la fiscal Gabriela López, de la Unidad Funcional de Instrucción de Asuntos Penitenciarios de San Martín, quien ahora tendrá que confirmar si se trató de un suicidio.
En tanto, la fiscal de la causa del homicidio de la nena, la titular de la UFI de Violencia de Genero y Delitos Conexos a la Trata de Personas de Pilar, Carolina Carballido, le solicitó a su colega López que durante la operación de autopsia se le extraigan a Alonzo muestras de sangre para futuros cotejos de ADN, en caso de que alguno de los hisopados realizados sobre el cadáver de Milagros tenga rastros genéticos de su asesino.
La necropsia iba a realizarse ayer en la morgue judicial de Lomas de Zamora, pero fue pospuesta debido a que la fiscal Carballido le pidió a López que a Alonzo también le tomaran la impronta de su mordida y no había disponible ningún odontólogo forense que pudiera hacer el molde.
Es que entre las diversas heridas que tenía la beba, los peritos identificaron marcas de dientes debajo de los brazos y la intención de la fiscal es corroborar si éstas fueron producidas por su padrastro.
Si bien con la muerte de Alonzo queda extinta la acción penal en su contra, aún sigue la investigación para determinar la responsabilidad de la madre de la beba, Celina Benítez (22), también paraguaya, quien el viernes por la noche fue apresada por presunto “abandono de persona”.

Abandono.
Voceros judiciales indicaron que al fundar su pedido de detención ante el juez de Garantías 7 de Pilar, Walter Saettone, la fiscal sostuvo que la madre no podía ignorar que Milagros era sometida a golpes y tormentos por parte del padrastro y pese a ello la dejaba a su cuidado.
Otro elemento que la fiscal tomó en contra de Benítez es el dato de que mientras vivía en Paraguay realizó estudios de enfermería, con lo cual no podía desconocer que las lesiones de vieja data que presentaba su hija eran producto de maltratos.
Carballido convocó a la joven para indagarla, pero por recomendación de una defensora oficial se negó y fue alojada en una unidad carcelaria de La Plata.
El caso se conoció el miércoles por la noche, cuando Milagros llegó con su mamá y su padrastro, sin signos vitales, al Hospital Materno Infantil Comodoro Hugo Meisner, de Derqui,.
Los médicos dieron aviso a la Policía porque la niña presentaba lesiones genitales, mordeduras, moretones y quemaduras en varias zonas del cuerpo. Al enterarse de que la niña había muerto, el padrastro se escapó del hospital, pero fue detenido más tarde.
La madre le contó a la Policía que ese miércoles ella había ido a su trabajo como empleada doméstica y dejó a la nena al cuidado de Alonzo, con quien convivía desde hace un año pero no era el padre de la niña. (Télam)