“Es hora de cambiar antes que sea tarde”, advierten las CGT

EN UN DOCUMENTO LAS TRES CENTRALES DE TRABAJADORES SALIERON A FUSTIGAR A MACRI

Los secretarios generales y dirigentes de las tres CGT realizaron ayer un plenario en la sede de la calle Azopardo, donde lanzaron fuertes críticas hacia las políticas del Gobierno, ratificaron el triunvirato que conducirá la central reunificada desde el 22 de este mes y exhortaron a los gremialistas que rechazan esa conducción a sumarse al proceso de unidad.
El plenario fue conducido por los tres jefes cegetistas que darán un paso al costado, el camionero Hugo Moyano, el metalúrgico Antonio Caló y el gastronómico Luis Barrionuevo, quienes luego cedieron la palabra a los distintos secretarios generales, quienes realizaron sus propias evaluaciones sobre la situación económica y social del país.
Se trató de una reunión poco habitual en el mundo cegetista por el fuerte nivel de debate que se observó durante las casi tres horas en las que decenas de secretarios generales que no forman parte de la mesa chica tuvieron la posibilidad de exponer su visión de la situación del país, muchas veces con posturas no coincidentes, y donde además no faltaron pases de facturas cruzados desde los distintos sectores que estuvieron enfrentados durante años.

Documento aprobado.
El encuentro finalizó con la aprobación y lectura de un documento crítico contra el Gobierno por “el tarifazo, la inflación, la pérdida de empleos y el aumento de las importaciones” que llevó como título “De mal en peor” y cuya parte de su contenido se había filtrado semanas atrás.
“A ocho meses de la asunción del ingeniero Macri como Presidente, el tan mentado sinceramiento de la economía se ha reflejado con la peor cara hacia los trabajadores y la gran mayoría de los argentinos. Hay aumento de la pobreza, una brusca caída del consumo y perspectivas económicas y sociales que ensombrecen aún más el horizonte”, advirtió la central obrera en el texto.

Conducción.
El documento también planteó que se facultará y delegará a la conducción surgida del Congreso del 22 de este mes “la elaboración de un programa con las principales problemáticas que aquejan al mundo del trabajo” y, asimismo, la convocatoria “a las acciones gremiales que correspondan en reclamo de las soluciones que requiere la mayoría del pueblo argentino”.
La lectura del texto estuvo a cargo del moyanista Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento), uno de los integrantes del futuro triunvirato que completarán el representante de los “Gordos” Héctor Dáer (Sanidad) y el integrante de la CGT Azul y Blanca de Barrionuevo, Carlos Acuña (Estaciones de Servicio).
De esta forma, el moyanismo, el barrionuevismo, los “Gordos” y los “independientes” ratificaron en avanzar hacia la conducción tripartita, pese a la resistencia de un grupo de gremios que lidera el secretarios general de Peones Rurales, Gerónimo “Momo” Venegas y también del sector del MASA (Movimiento de Acción Sindical Argentino) que responde al taxista Omar Viviani, quienes no asistieron al plenario.

Venegas.
De hecho, a la misma hora que se llevaba a cabo la cumbre en el edificio de la calle Azopardo, Venegas -dirigente muy cercano al presidente Mauricio Macri- realizó su propio acto en la sede de las 62 Organizaciones Peronistas, donde dio un discurso en el que mantuvo su postura de rechazo a una conducción tripartita y por una CGT “encabezada por un secretario general y un consejo directivo”.
Los dirigentes que participan del proceso de unidad atribuyeron la ausencia de Venegas y sus aliados a la cercanía que mantiene con el Gobierno, mientras que la inasistencia de los integrantes del MASA la consideraron como un intento para “seguir poroteando y conseguir importantes Secretarías” que aún deben repartirse dentro del esquema de conducción.
“Vamos a seguir insistiendo con aquellas organizaciones gremiales que no interpretan que son momentos para estar unidos, para que entre todos podamos resolver los problemas de los trabajadores y aportar para resolver los problemas del país”, dijo Moyano, al referirse a estos sectores “rebeldes”, durante el discurso de apertura del plenario.

Paro.
Por su parte el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, quien aspiraba a conducir la central unificada, finalmente manifestó su apoyo al triunvirato de Schmid, Daer y Acuña, y así bajó su candidatura para la conducción.
Si bien el último párrafo del documento que presentaron las tres CGT habla de habilitar a la futura conducción a “convocar a las acciones gremiales que correspondan”, lo cierto es que la central unida no tiene pensado aún convocar a un paro nacional y continuará observando cómo evoluciona el humor social antes de tomar alguna decisión.
Durante el plenario, varios secretarios generales de gremios chicos pidieron una convocatoria inmediata a una huelga general, pero los representantes de los grandes sindicatos exhibieron una postura más mesurada. (NA)

Compartir