Inicio El Pais Fenilcetonuria: la enfermedad que afecta a 650 argentinos

Fenilcetonuria: la enfermedad que afecta a 650 argentinos

La Fenilcetonuria, considerada una enfermedad poco frecuente y que este viernes tiene su Día Mundial, afecta a unos 650 argentinos, a quienes se les descubrió la afección gracias a un estudio que se realiza al momento de nacer.

Conocida también como «PKU», la fenilcetonuria es un error congénito del metabolismo en la que el organismo no puede metabolizar un aminoácido (la fenilalanina) presente en las proteínas, cuya acumulación produce un efecto tóxico en el sistema nervioso central, con consecuencias irreversibles como retraso mental, trastornos del comportamiento y otros síntomas neurológicos. Sin embargo, si es detectada a tiempo, se puede iniciar un tratamiento que consiste en una dieta restringida en proteínas animales y legumbres, con consumo moderado de cereales y permisivo en lo que respecta a frutas y verduras: con ella, el paciente se desarrolla normalmente, insertándose social y laboralmente como cualquier otro individuo.

Como toda Enfermedad Poco Frecuente (EPoF), debe ser atendida por grupos de especialistas integrados por un médico entrenado en el manejo de esta afección, un nutricionista y, muchas veces, un asistente social y una neuropsicóloga, esta última para evaluar posibles manifestaciones de la enfermedad a nivel del comportamiento y la evolución neurocognitiva bajo el tratamiento. «El problema es que la enfermedad no se ve y los padres, al recibir el diagnóstico, deben confiar en sus médicos e iniciar un programa alimentario restrictivo. Es importante hacerles comprender que si el niño no cumple con este tratamiento, va a tener un retraso mental importante como el que tienen los niños no tratados», señaló la endocrinóloga pediatra del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez Ana Chiesa.

Asimismo, la especialista agregó: «La PKU debe ser asumida como una enfermedad crónica, porque requerirá tratamiento de por vida. Por eso, es una buena oportunidad para homenajear a las familias que hacen un sacrificio tremendo, aun sin visualizarla, y también para reclamar por aquellos niños de otras latitudes que no tienen igualdad de oportunidades para detectarla».

Distintos estudios y estimaciones locales dan cuenta de una incidencia de fenilcetonuria de 1 en cada 15 mil recién nacidos, lo que representa aproximadamente unos 50 nuevos casos por año en nuestro país. «Calculamos que en total habrá entre 600 y 650 pacientes, afortunadamente la mayoría detectados y bajo tratamiento. El porcentaje de cobertura de la pesquisa neonatal es amplio, oscila entre el 90 y el 95%, pero el problema que todavía subsiste es que en algunos casos no está precedido de una acción de seguimiento, localización y abordaje adecuado», insistió Chiesa, quien además es coordinadora médica del Programa de Pesquisa Neonatal de la Fundación de Endocrinología Infantil (FEI).

En ese sentido, explicó: «Como estos chicos no pueden ingerir fenilalanina, pero sí deben recibir todos los otros aminoácidos presentes en los alimentos, existen fórmulas especiales libres de fenilalanina, que contienen además carbohidratos, grasas, vitaminas y micronutrientes. Estas fórmulas en una primera etapa se complementarán con la leche materna y luego se acompañarán con la incorporación de alimentos sólidos de acuerdo a la instrucción que dé el especialista».

La cobertura de estas fórmulas especiales está garantizada de manera total por la ley nacional 27.305. La pesquisa neonatal es de realización obligatoria en todo el país y representa una acción de salud pública que está vigente desde hace más de 30 años y, en general, es conocida por los padres (sobre todo por los que no son primerizos) y por el personal de salud.

Sin embargo, es importante destacar que no es sólo la extracción de sangre del recién nacido: consiste en un conjunto de acciones coordinadas con el objetivo de detectar entre los recién nacidos -aparentemente sanos- aquellos que pueden ser sospechosos de padecer alguna de estas enfermedades responsables de discapacidades mentales o físicas severas que pueden ser prevenidas mediante tratamientos específicos.

Además de la fenilcetonuria, en la mayoría de los programas existentes, la pesquisa neonatal busca detectar también hipotiroidismo congénito, fibrosis quística, galactosemia, hiperplasia suprarrenal congénita y deficiencia de biotinidasa. (NA)