Malcorra expuso en el Senado

La canciller Susana Malcorra declaró ayer que se debe “desideologizar la política exterior” y que Argentina “debe abrirse a dialogar con todos los países”, en una exposición en el Senado de la Nación, en la que además se refirió a la crisis brasileña, pidió “prudencia” sobre una eventual intervención argentina en ese sentido, y aclaró que la “cuestión Malvinas” sigue siendo primordial para el gobierno nacional y “no ha sido devaluada” en la agenda de prioridades.
La ministra expuso durante más de dos horas los principales lineamientos de la política exterior durante una reunión de la comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que preside el senador por Mendoza de Cambiemos, Julio Cobos, y en la que la funcionaria respondió preguntas de los legisladores de los distintos bloques políticos del Parlamento.
Malcorra comenzó su exposición con una breve síntesis en la que consideró que “una de las grandes políticas de Estado debe ser la política exterior” ya que “es determinante para que se pueda avanzar” y advirtió que es “partidaria de desideologizar la política exterior”.
“Creo que las ideologías existen, pero que los vínculos tienen que estar conducidos por otros ejes, por el interés que va más allá de las ideologías. Estamos abiertos a hablar con todos, sobre la base de que hay que empezar a hablar por lo que nos une y no por lo que nos separa”, precisó.
La canciller reivindicó la necesidad de que Argentina se reintegre al mundo e incluso no descartó que nuestro país comience a tener “un rol de observador” en torno a la Alianza del Pacífico, acuerdo de libre comercio entre Chile, Perú, Colombia y México.
“Todos son procesos, nada es blanco o negro”, opinó y añadió que “el Mercosur necesita un vínculo de salida hacia el pacífico”, así como la relación con la Unión Europea, que -dijo- “es buen ejemplo de cómo hemos ido postergando oportunidades”. (Télam)