“Nos quieren callados pero se equivocaron de enemigo”

MARCHA FEDERAL POR LOS TRABAJADORES DESPEDIDOS DE TELAM

Los trabajadores de prensa de todo el país encabezaron una marcha federal desde el Obelisco hasta el Centro Cultural Néstor Kirchner (CCK), para reclamar la reincorporación de los 357 despedidos de la agencia de noticias Télam y el diseño de una política pública que ponga a la información en el centro de la escena.
La marcha comenzó pasadas las 13.30 en el Obelisco y avanzó por la avenida Corrientes hasta su intersección con la calle Bouchard, donde se encontraba el escenario para el acto.
El delegado de la comisión interna de Télam Mariano Suárez afirmó que el reclamo es por la reincorporación de los despedidos y para que “se detenga el proceso de vaciamiento de los medios públicos”.
“Nos quieren callados, nos quieren obedientes, nos quieren sumisos, pero se equivocaron de enemigo”, subrayó Suárez. Según indicó, “la reforma laboral” que impulsa el gobierno nacional “necesita trabajadores silenciados”, que “no haya periodistas que informen”.
“Pero eso no va a pasar porque los trabajadores de los medios públicos tenemos la misma conciencia y estamos dando la misma pelea”, señaló el delegado de la agencia oficial.
Además, aseguró que desde los despidos, que se efectivizaron la semana pasada, “la patronal desapareció y ni un sólo periodista jerárquico apareció por la agencia”, donde existe una permanencia pacífica de los trabajadores desde el pasado 26 de junio.
En el escenario también estuvieron el secretario general de Sipreba, Fernando “Tato” Dondero, la legisladora porteña del FIT Myriam Bregman, la referente del MST Vilma Ripoll y el dirigente del PO Néstor Pitrola, además del ex legislador y líder de Autodeterminación y Libertad, Luis Zamora, que acompañó la movilización desde abajo, al igual que el ex canciller Jorge Taiana, el dirigente Gabriel Mariotto y el secretario de Suteba, Roberto Baradel.

“La lucha es larga”.
Por su parte, la delegada gremial de Télam y secretaria de Acción Social de Sipreba, Carla Gaudensi, señaló que se permanece dentro de la agencia “en defensa de las fuentes de trabajo” y resaltó que “esta lucha no empezó con los despidos, sino que tiene historia”.
“Ya la intentaron privatizar, la quisieron cerrar y los trabajadores la defendimos. Esta vez no va a ser distinto. Tenemos que tener paciencia, pero tenemos la convicción de que vamos a ganar. La lucha es larga, pero la victoria es nuestra y vamos a seguir defendiendo la agencia pública”, agregó Gaudensi.

Denuncia.
Mientras los trabajadores de Télam se movilizaron para exigir la reincorporación de los 357 despedidos sin causa por el ministro Hernán Lombardi, la Oficina Anticorrupción tiene en su poder desde hace dos semanas una presentación contra un funcionario de Cambiemos designado como personal jerárquico de la agencia, denunciado por violar la Ley de Ética Pública al acumular cuatro cargos públicos rentados.
Se trata de Maximiliano Tomas, quien además de su rol directivo en Télam presta funciones en el gobierno porteño y de manera indirecta para la Televisión Pública y Radio Nacional. La denuncia señala además un posible conflicto de intereses por trabajar también para algunas de las principales editoriales del mercado, sobre cuyas obras debe decidir luego qué publicar o no en la agencia.
Tomas firmó la misma declaración al ser designado “secretario general de redacción” de Télam en abril de 2016, cuando ya llevaba tres años bajo relación de dependencia en el gobierno porteño como programador del área de letras del Centro Cultural San Martín, sostiene la denuncia. En paralelo, Tomas cumple tareas para Radio y Televisión Argentina (RTA S.E.) en el programa televisivo “Bibliómanos”, que emite la TV Pública, y realiza el programa radial “Vicios Propios” en Radio Nacional.
El conflicto de intereses denunciado, en tanto, refiere al rol simultáneo de Tomas como máxima autoridad de las secciones Cultura y Espectáculos en la agencia de noticias y asesor de algunas de editoriales del mercado argentino.

Incompatibilidad.
La incompatibilidad para ocupar más de un cargo en el Estado fue la razón invocada por el gobierno de Mauricio Macri en sus primeros meses de gestión para justificar el despido de periodistas de los medios públicos. “Una condición que pusimos es respetar la ley”, destacó en abril de 2016 el secretario de Medios, Jorge Sigal, para explicar el despido del periodista Pedro Brieger de la TV Pública, quien prestaba tareas en Canal 7, Radio Nacional y Télam.(NA-Página12.com.ar)