Se fue el secretario que negó los 30 mil desaparecidos

LOPERFIDO

El ministro de Cultura porteño, Darío Lopérfido, renunció ayer a su cargo tras alegar “agotamiento” por su desempeño en tres tareas simultáneas, pero continuará al frente de la dirección artística del Teatro Colón.
Lopérfido renunció a menos de siete meses de haber asumido y luego de recibir críticas y ser objeto de escraches públicos por parte de organismos de derechos humanos y culturales, a raíz de sus dichos sobre la cifra de desaparecidos durante la última dictadura militar.
En el comunicado oficial, el ahora ex ministro afirmó que su decisión se debía al “agotamiento” por desempeñarse simultáneamente como ministro de Cultura, director artístico del Teatro Colón y presidente de Opera Latinoamérica (OLA), una organización que agrupa a teatros de ópera en América Latina.
“Fue agotador encarar simultáneamente tres tareas de semejante relevancia. Fue una experiencia muy enriquecedora”, precisó Lopérfido mediante el comunicado oficial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que informó sobre la renuncia.
Por su parte, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, señaló que ambos coincidieron en que “era mejor que se concentre en la dirección artística del Teatro Colón, trabajando con la directora general, María Victoria Alcaraz”, al tiempo que informó que el nombre del nuevo ministro se dará a conocer “en los próximos días”.
De esta forma el Gobierno porteño confirmó que Lopérfido continuará al frente de la dirección artística del célebre teatro porteño y que además seguirá desempeñándose como presidente de OLA.

Escrache.
El último viernes Lopérfido sufrió un escrache en el teatro Regio durante la inauguración de una sala itinerante del Teatro San Martín, donde un grupo de personas se presentó con carteles que decían “Andate” y “Los derechos humanos son nuestra cultura”.
La polémica se remonta a enero, cuando puso en duda el número de víctimas del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar, al afirmar que “en Argentina no hubo 30 mil desaparecidos”.
Fue durante un encuentro organizado por el periodista Luis Majul en Pinamar, donde Lopérfido sostuvo que esa cifra “se arregló en una mesa cerrada” para “conseguir subsidios”, lo que le valió fuertes críticas de agrupaciones de derechos humanos.
“Si este señor considera que ese no es el número que nos dé la lista de lo que él piensa que son”, expresó en aquel momento la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, seguida por el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, quien le pidió al entonces ministro “que se informe”.
En medio de aquella polémica, Lopérfido se defendió de las críticas y argumentó que él no había hecho “ningún juicio de valor” sino que citó “un dato digno de ser debatido”.

Productoras.
En tanto, días atrás el ahora ex ministro de Cultura porteño se vio envuelto en otra discusión tras afirmar que durante la gestión del kirchnerismo se hicieron “negocios fenomenales” con “productoras” y se compraron “voluntades” de actores a los que calificó como “fanáticos kirchneristas”.
“Habría que investigar a los ex funcionarios Luis Vitullo y Hugo De Vido, que es hermano de Julio, ex ministro de Planificación Federal”, pidió Lopérfido en esa oportunidad al señalar que “se hicieron un montón de telenovelas y series que no se vieron”.
En este sentido, afirmó que “las productoras eran las de (Claudio) Villarruel y (Bernarda) Llorente” y agregó: “Compraron las voluntades de todos los fanáticos kirchneristas porque actuaban siempre los mismos”. (NA)

Compartir