“Ambición de ocupar cargos”

TENSION EN EL SITRASAP EN AÑO DE ELECCIONES INTERNAS

Luego de las acusaciones cruzadas que demostraron la crisis interna que vive hace tiempo el Sindicato de Trabajadores de la Salud La Pampa (Sitrasap), la secretaria de Actas de la entidad, Mirta Viola, presentó un documento asegurando que el secretario Adjunto del gremio, Roberto de Martini, y el secretario General, Carlos Ortellado, “fueron víctimas de una operación de prensa, con denuncias públicas de situaciones donde se lesiona el buen nombre y honor de estos compañeros”.
El Sitrasap atraviesa un difícil momento que abarca denuncias por trato discriminatorio e imputaciones por el pago no debatido orgánicamente de un “sobresueldo”.
Se debe recordar que la secretaria Administrativa, María Cabral, denunció hace poco a De Martini ante la Unidad de Género de la Policía de la Provincia de la Pampa y ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, por haber sido tratada como “negra de mierda”.
Además, Ortellado fue acusado por el secretario de Prensa, Edgardo Gigena, de cobrar un “sobresueldo” y de manejar el gremio de manera “autoritaria”.

Elecciones internas.
“En estos tiempos donde las denuncias por discriminación y por violencia de género, al igual que las denuncias de delito económico, calan muy fuerte en el sentimiento de una sociedad que está asqueada de ver todos los días información sobre estos temas, no nos parece casual lo que está pasando. Está claro que detrás de todo esto hay solo una actitud de ambición desmedida de ocupar cargos (se vienen elecciones internas) por parte de los denunciantes, ya que nos les importó la historia de lucha de estos compañeros como tampoco les importa el sindicato y los compañeros que dicen querer representar y defender”, explica el documento que lleva las firmas de Viola y de la Secretaria Gremial, Sofía Llanos.

Repudio.
“Como sindicato respaldamos a estos dos compañeros. Rechazamos y repudiamos las denuncias y los agravios mentirosos de quienes se autoproclaman democráticos utilizando como único método de militancia la descalificación”, sentencia el escrito.

Compartir