Donan terreno el 5 de septiembre

El viernes 5 de septiembre, poco más de dos semanas, se hará la asamblea de los afiliados a la Caja de Previsión Profesional en la que se aceptará donar sin cargo el predio del ex Molino Werner a la Municipalidad de Santa Rosa para instalar allí un Mercado regional, oficinas para actividades culturales y posiblemente una sala para teatro.
La novedad fue comunicada por el secretario de Cultura de la comuna, Miguel García, quien indicó además que están terminando de hacer la mensura con la que se dividirá las dos manzanas que ocupa el edificio de la vieja fábrica. El estudio indicará las calles que se deben abrir en el predio y también la fracción de ese terreno que quedará en manos de la Caja de Previsión Profesional.
García explicó que, según lo conversado por el intendente Luis Larrañaga con funcionarios de Nación, con el título de la propiedad en mano se activarán las gestiones ante el gobierno nacional para el financiamiento de la refuncionalización de la ex planta industrial, que, en una primera etapa, contendrá un mercado regional.
El secretario comentó que apenas se acepte la donación al municipio, se comenzarán las tareas de apertura de calles, de limpieza y de iluminación del predio, cuya planificación ya fue dispuesta por el área de Obras Públicas de la comuna.
El 21 de julio pasado, después de varias tratativas y de que en el Concejo Deliberante se votara en contra del trueque del ex Molino Werner a cambio de un terreno público, las autoridades de la Caja y el intendente firmaron una carta de intención en la que se expresó la conformidad con la donación del inmueble. A partir de ese acto, el jefe comunal comenzó a tramitar en la Ciudad de Buenos Aires los fondos necesarios para la refuncionalización del inmueble y empezaron a trabajar un agrimensor sobre el terreno para disponer sus división y la apertura de calles. La idea conversada con funcionarios del Ministerio de Agricultura es que se conforme en el predio una feria de alimentos para Santa Rosa, una especie de mercado concentrador. También con las autoridades del Instituto Nacional del Teatro se ha hablado de llegar a instalar una sala para poder dar funciones allí.
La entidad decidió la donación a la comuna ya que le demandaba para sus arcas un desembolso mensual importante de dinero para su mantenimiento.