El fuego causó importantes daños

El siniestro se registró ayer cerca de las 15:30 en Maestros Salesianos y Monseñor Serafini mientras los moradores estaban ausentes. Los daños fueron importantes. Los bomberos investigan qué fue lo que originó el incendio.
Cuando llegaron las autobombas, comenzaron a caerse las primeras tejas del chalet. Eran las 16 y los niños del barrio se apiñaban sobre la verja para ver trabajar a los bomberos. Antes, sus padres habían intentado apagar el fuego como podían, con mangueras y baldes. Pero fue en vano.
"Hasta ayer la señora estaba en su casa", dijo una de los vecinas que miraba desde la vereda. La dueña del chalet ubicado en Maestros Salesianos y Monseñor Serafini, es Susana Echeveste. Según informaron desde la Seccional Segunda, la mujer había viajado a Victorica a visitar una hermana.
En la esquina se estacionaron las dos autobombas, uno de los cuales pertenece al aeropuerto. Luego de tiempo de batallar contra las llamas, el chorro de agua atravesó el techo y un rocío negro bañó a los presentes. Ahí, amontonados bajo la poca sombra de los árboles, todos se preguntaban cómo había comenzado. Por una de las ventanas podían verse los restos de lo que alguna vez fue una habitación matrimonial: un colchón de dos plazas consumido hasta los resortes, un espejo derretido, un placarcito tiznado.
Otra vecina, dijo que ni bien se percató del incendio, llamó a los bomberos:"La policía llegó en seguida, pero los bomberos tardaron un poco más en llegar". Fuentes de la policía informaron que por cuestiones operativas la autobomba que debió acudir fue la de la Central de Bomberos y no el de la Delegación Norte.
Las causas del incendio se están investigando. "Aparentemente habrían forzado una ventana, y el incendio se habría originado dentro de un ropero. No sabemos si falta algún elemento. debemos esperar hasta que lleguen los moradores", dijo uno de los oficiales de la Seccional Segunda.

Ajuste.
Varios kilómetros al sudeste, otro foco se originó sobre un vehículo, y era provocado, supuestamente, por una joven del barrio Matadero. Las fuentes consultadas comentaron que la supuesta incendiaria mantiene un pleito de larga data con la propietaria del Renault 18 color celeste. Cerca de las 3 de la madrugada de ayer, esta última tuvo que alertar al Comando Radioeléctrico, porque el habitáculo de su auto estaba en llamas.
Los bomberos acudieron hacia allí -José Ingenieros al 1.500-, y sofocaron el siniestro sin inconvenientes. Horas después, los investigadores de la Seccional Tercera realizaban un allanamiento en la casa de la sospechosa, sobre la calle Sequeira. Ella fue demorada y recuperó su libertad horas más tarde, ya que los uniformados no encontraron ninguna evidencia en su contra.