Montenegro, esperanzado para julio

El empresario Marcelo Montenegro confía en que durante el mes de julio la fábrica que está montando en Santa Rosa comience a producir al menos una pequeña proporción de implementos agrícolas, sistemas de riego y remolques. Ese mes finalizará el plazo concedido para la ejecución de un crédito de promoción industrial y de no activarse el emprendimiento implicaría la ejecución del tomador por parte de la Provincia.
Montenegro dialogó con LA ARENA y dio cuenta que “aún” sigue esperando una respuesta del Ministerio de Economía de la Nación al pedido de financiamiento realizado en octubre del año pasado (a través del programa Fondear) para permitirle culminar con el montaje de la fábrica que se levanta a la vera de la ruta 35, en cercanías de Canal 3.
“El financiamiento es para cubrir el desajuste por los mayores costos no contemplados en el crédito de promoción y que producto de la economía del país terminó siendo inviable, porque se lo comió la inflación y la devaluación”, remarcó el empresario.
“Ya llevamos invertidos más de 150 millones de pesos, de los cuales 40 fueron aportados por la Provincia. Para poder terminar la fábrica se necesitarían otros 100 millones”, acotó.
Montenegro aclaró que el crédito provincial (tomado en 2009 por 40 millones y replanteado dos años después en otros 60 millones) cuenta con “garantía al 120 por ciento”, además de la hipoteca sobre la obra civil y prendas sobre las maquinarias. “No es como creen algunos de que nos dan la plata y listo, que no s vamos con ella. Las inversiones son sostenidas con fondos propios y después la Provincia va certificando y pagando de acuerdo al avance de la construcción”, explicó.

Problemas.
“El problema es que pasaron muchísimas cosas en el camino y la Ley de Promoción (1534) no contempla el reconocimiento de los mayores costos, algo que podría subsanarse con una modificación a la ley. Estamos hablando de una norma que se remonta a la época del uno a uno”.
El empresario remarcó que se mantiene en contacto permanente con el Ministerio de la Producción (a través de Industria) y que está dispuesto a cumplir parcialmente con los términos del crédito que expira en un mes. “La idea es no dejar caer el crédito y al menos comenzar en julio la fabricación de algunos de los implementos; todavía no he definido cuáles ni con qué personal se debería contar para comenzar la producción”.
“Mi único objetivo es ponerla en marcha, será una fábrica de perfil exportador y si todo termina bien, ojalá, será una de las dos o tres empresas metal-mecánicas más modernas del país”, resaltó Montenegro.