Río Negro admite que la barrera es política

¿SANITARIA?

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, ratificó la negativa de esa provincia a levantar la barrera que impide el acceso de carne con hueso desde el norte de Río Colorado. En sus expresiones realizadas al diario Río Negro no hizo más que reconocer lo que las autoridades sostienen respecto a que el fundamento de esa barrera no es sanitario sino político, puesto que como el propio Weretilneck lo afirmó se trata de una postura de Río Negro en protección, resguardo y acompañamiento a sus productores ganaderos.
“Son intereses económicos distintos. La postura que tiene la provincia de Río Negro es histórica, ni siquiera es ahora de Weretilneck y menos del ministro (de Agricultura) Marcelo Martín (NdR: el señalado por Verna, dados sus vínculos con la industria frigorífica de la provincia ubicada al sur del Colorado). Es una postura que tiene la provincia en protección, en resguardo y acompañamiento de todos los productores ganaderos de la provincia”, afirmó el gobernador.

“Sostener la ganadería”.
“La producción ganadera rionegrina, fundamentalmente la bovina, hizo muchas inversiones para tener la ganadería que tenemos hoy. Habíamos perdido la mitad del stock, hoy lo hemos recuperado. Pasamos de tener 40 engordes a corral a tener 120, hay plantaciones de granos en toda la región del Valle Medio para sostener la ganadería” añadió.
Weretilneck sostuvo que para su provincia, la ganadería es una actividad económica de suma importancia. “Consideramos que el estatus sanitario de nuestra región se tiene que cuidar. Por eso hay que mejorar la barrera sanitaria y unificar a toda la Patagonia. Y, por supuesto, no queremos, bajo ningún punto de vista, que entre asado con hueso de otro lugar porque va en perjuicio de todos los ganaderos y productores de la provincia”, concluyó.

“La del norte no se toca”.
En la misma sintonía que Weretilneck, el presidente de la Federación de Sociedades Rurales de Río Negro, Marcelo Casagrande, sostuvo al diario de la provincia vecina que era un hecho el levantamiento de la barrera sur del río Negro, pero que quedaría, y reforzada, la barrera del norte, es decir la del río Colorado.
Casagrande -aseguró el matutino- dejó en claro su posición favorable a que continúe esta barrera sanitaria para que no ingrese ganado ni en pie ni despostado con hueso desde la zona norte del país a la Patagonia. “Hace tres años que no vacunamos, por lo que somos zona libre de aftosa sin vacunación reconocida por la OIE, organización mundial de salud ambiental. En un futuro esto nos va a permitir acceder a los circuitos internacionales de venta de carne no aftósicos que son los que más pagan”, sostuvo el dirigente ruralista.
Para Casagrande la provincia ubicada al sur del Colorado cuenta con stock suficiente para abastecer a potenciales mercados. “La idea es que haya cada vez más vacas para abastecer el mercado local y para algún día poder exportar, esa es la idea”, dijo pensando en la posibilidad de incorporar chacras del Valle Medio, hoy sin actividad, a la producción ganadera.
Según el dirigente, Río Negro tiene hoy un stock de 600.000 a 700.000 cabezas, el cual, aseguró, va en “franca recuperación” gracias a las lluvias de los últimos dos años. A su vez, afirmó que parte de esa recuperación también responde a que la actividad es rentable en la actualidad y a que la multiplicación de criaderos a corral cerrado, o feed lots, generó importantes expectativas en toda la provincia.

Integración hacia el sur.
Mientras el gobernador defiende la barrera norte, la Federación también manifestó su inquietud por la demora en la firma de la resolución que autorice los movimientos de hacienda y carne con hueso desde Patagonia Norte A hacia Patagonia Norte B y Sur. Según publicó el diario Río Negro, desde la Federación detallaron que la integración sanitaria, productiva y comercial de todo el territorio patagónico (NdR: en el que no incluyen a La Pampa) en lo que a la actividad ganadera se refiere es un anhelo de años por el cual los productores y los diversos gobiernos han trabajado arduamente.
“Logrado el reconocimiento por parte de la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE) hace dos años, era de esperar que la unificación comercial ya se hubiese producido. No obstante ello, en múltiples reuniones realizadas con el organismo sanitario nacional se asumió el compromiso de unificar definitivamente el territorio patagónico, lo que inexplicablemente se dilató más de lo debido”, señalaron.
Y agregaron que desde la Región Sur rionegrina también se solicita la urgente decisión de la apertura de los movimientos de animales, principalmente ovinos, para de esta manera contribuir al tan deseado redoblamiento lanar diezmado por tantos años de sequía.

Ganado a faena sanitaria
El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) envió a faena sanitaria a 56 bovinos detectados en un establecimiento rural ubicado en Río Colorado. Un comunicado del organismo sanitario informó que, tras disponer una junta compulsiva de animales, los profesionales y técnicos del Centro Regional Patagonia Norte del Senasa inspeccionaron alrededor de 600 de ellos y comprobaron que los que fueron remitidos a faena sanitaria eran oriundos del Departamento Caleu Caleu, La Pampa.
Senasa recordó que la zona patagónica ubicada al sur del río Colorado está declarada Libre de Fiebre Aftosa sin vacunación, mientras que la ubicada al norte del curso de agua está libre de la enfermedad pero con vacunación de los rodeos.
El operativo sanitario se inició el 22 de abril y finalizó el 28 de ese mismo mes con la remisión de animales a plantas de faena oficiales ubicadas fuera de la región patagónica. “Iniciamos nuestra tarea de control en el establecimiento porque había relación con los animales faenados días atrás al confirmarse la serología positiva a anticuerpos por vacunación contra fiebre aftosa”, dijo Leonardo Ripoll, de Senasa.
El funcionario aseguró que la presencia de ganado pampeano en la zona libre sin vacunación ponía en “serio riesgo el patrimonio zoosanitario” de esa región.