Inicio La Pampa El presidente de la UCR se definió "antimacrista"

El presidente de la UCR se definió «antimacrista»

TITO PECHIN, SIN FILTRO

Después de la durísima derrota de Cambiemos, el presidente del Comité Provincia de la Unión Cívica Radical, Héctor «Tito» Pechín razonó que hubo una conexión con la situación nacional, el malestar por la situación económica, y también factores locales que explican el resultado de la elección. El dirigente, en diálogo con LA ARENA, se mostró muy crítico de la gestión macrista, y se expresó a favor de volver a centrarse en el radicalismo y concurrir «con un candidato propio» a las presidenciales.
El jueves, la UCR realizará una reunión partidaria, donde se evaluará los caminos a seguir, aunque Pechín advirtió que en la Convención Nacional del día 27 de mayo los representantes pueden emitir el voto de acuerdo a su propia opinión.
-¿Y cómo sigue ahora todo para el radicalismo?
-Hay tres posibilidades: una es seguir como estábamos; como dice la gente de la Convención de la provincia de Buenos Aires; la otra es ampliar el frente dentro de Cambiemos y que haya una PASO; y tercero directamente irnos. Por ahora estamos digiriendo el duelo, y personalmente lo que tengo es enojo, impotencia…
-¿Qué evaluación hace de los números, de la diferencia tan importante?
-Adjudicar la derrota a un solo elemento sería comprar una mentira. Considero que concurren elementos y en cada lugar pueden ser distintos. En Santa Rosa tal vez se puede adjudicar a la gestión, olvidándose de cómo se recibió la Municipalidad de Santa Rosa, de cómo la entregó (Luis) Larrañaga, en qué estado la dejó. Ustedes saben que estaba absolutamente explotada, la dejó fundida, sin fondos, y la actual gestión se ocupó de sanearla económicamente, de trabajar en un Plan Director y hacer una propuesta seria de saneamiento de la ciudad.
-Usted dice que se había empezado a trabajar y a mejorar la estructura.
-Exactamente… Santa Rosa tuvo una inundación que no había tenido nunca y le costó. A los vecinos no sólo hay que prometerles que van a mejorar las cosas, sino ofrecerles mejoras que tal vez no vieron, ese es un elemento. El segundo es la situación económica, que siempre se siente más en las ciudades más grandes, y se perdieron votos por esa cuestión sin dudas.
-¿Eso tiene que ver con el contexto nacional?
-Eso tiene que ver con el contexto nacional. A pesar que Santa Rosa recibe fondos todos los meses porque tiene la planta más grande de empleados públicos de la provincia. Al margen que le ingresen muchos fondos para pagar sueldos, no toda la ciudad vive del empleo público.
-Pero esos sueldos producen una movilidad económica importante.
-Claro, pero el problema no termina ahí porque hay mucha gente que no cobra de Casa de Gobierno, y que la está pasando mal. Y es la segunda verdad que no se puede negar. En General Pico pasa algo parecido, es una ciudad importante en que la situación económica se siente un poco más. Pero ustedes me pueden decir que en General Acha y en Castex (donde ganó Cambiemos) también el presidente es Macri, sin duda…
-¿Y qué lectura hace en esos casos?
-Ahí se condenó la gestión local del oficialismo, por eso ganamos. Yo creo que hay que hacer la lectura localidad por localidad, y asumir la responsabilidad que cabe en cada lugar.
-¿Pensaban perder por tanto?
-No, sinceramente no, lo de Santa Rosa no lo teníamos en cuenta, y lo de Pico tampoco. Los cálculos más pesimistas hablaban de 10 puntos de diferencia.
-Dentro de poco la UCR hace su Convención Nacional. ¿Con qué postura tienen que ir desde La Pampa?
-Ya dije que hay tres caminos abiertos, tres posibilidades. La primera seguir como estamos, donde somos convidados de piedras y donde el PRO no discute la candidatura de Macri; la segunda es hacer un frente ampliado e ir a las PASO con un candidato propio; y la tercera es decir «vamos solos, con candidato propio».
-Pero vienen de nueve derrotas consecutivas en Cambiemos. ¿Eso no acorta la posibilidad de ampliar el frente?
-Es probable, pero tal vez se pueda pensar en alguna pata peronista para ampliar el frente.
-Pero hoy el peronismo está en su salsa, festejando.
-Sí, es verdad, están festejando.
-Hay otros dirigentes que por lo bajo están enojados con el macrismo, pero no lo dicen públicamente. De su tono se advierte indignación…
-Perdón… yo siempre expresé mi indignación, mi enojo, y podría decir que soy el más duro radical anti macrista-
-Hay otros que por lo bajo dicen lo mismo.
-Sí, puede ser. Son respetables, pero lo vamos a decidir el jueves en la reunión de la mesa ampliada; con la presencia de los convencionales nacionales, con los referentes del partido, con cada línea… vamos a tomar una decisión y vamos a ver qué hacer. De todas maneras aclaro que a los convencionales no se les puede condicionar el voto, decirle que tienen que votar tal o cual cosa.
-¿No van con un mandato?
-Se le puede dar un mandato pero de ahí a que lo respeten es otra historia. Cada convencional puede actual como quiera…
-¿Cuál es la sensación que tiene, qué le gustaría que pase?
-Me gustaría que pase que vayamos con un candidato propio.
-¿A una elección nacional?
-A una elección nacional, por fuera de Cambiemos. Yo la veo muy difícil que pase, pero es lo que me gustaría… de ahí a que sea posible es otra historia.
Y de ahí a que sea lo mejor para el país también. Yo no quiero que vuelva Cristina…
-¿Ni como vice-presidenta?
-No. Me acuerdo del ’73: «Campora al gobierno Perón al poder…». tengo miedo que Alberto (Fernández) sea el gobierno, pero no el poder… Tendría miedo que abran las puertas de las cárceles y salgan los ladrones.
-¿Finalmente cuál es su visión?
-Sin duda hay que hablar de un aparato justicialista que no había visto nunca, con una capacidad de movilización importante… y vi que el estado de bienestar a través del empleado publico es difícil cambiarlo. Y por eso mismo veo difícil el desarrollo de la provincia, que pueda crecer.
Yo pienso que si el justicialismo no cambia las pautas y piensa un crecimiento serio vamos a terminar como Catamarca, con 173 empleados públicos contra 100 privados. Si se mira la curva vamos en ese camino.
-¿No le gusta el perfil de Ziliotto para gobernador?
-Convengamos algo, no sé si le sirvió a los habitantes de la provincia lo que el Justicialismo le ha dado… No sé si Ziliotto, por más que tenga ganas, lo va a poder modificar.

El pragmatismo del peronismo
«Tito» Pechín dijo sentirse admirado «por lo pragmático que son los peronistas, que de ser enemigos pasan a ser amigos en un rato. Les admiro esa capacidad de reciclarse que tienen: sin dudas escucharlo a (Carlos) Verna hablar bien de Cristina me llamó poderosamente la atención. Pero bueno… es la capacidad que tiene el justicialismo». Agregó que el PJ pampeano «además hoy por hoy está aprovechando el desgaste del gobierno nacional, que sin dudas es muchísimo. Y la pregunta que se puede hacer es si en La Pampa el peronismo sin el gobierno de Macri sacaba más o menos votos…».