Golpeó a su madre y quiso prenderla fuego

VIOLENCIA FAMILIAR EN ZONA NORTE DE SANTA ROSA

La Policía detuvo el lunes por la noche a un joven de 21 años que fue acusado de haber rociado con alcohol a su madre con el fin de prenderla fuego. La progenitora fue quien denunció al muchacho que fue puesto a disposición de la Justicia, que lo imputó formalmente y dispuso una restricción de acercamiento. Las causas por las cuales el chico se vio motivado a atentar contra su madre son desconocidas, aunque fuentes consultadas dejaron entrever que todo se habría iniciado tras una absurda discusión.
Este no es el primer incidente policial que tiene a estas personas involucradas. Hace dos meses el mismo joven fue denunciado por violencia de género contra una chica de 17 años que sería su pareja. Por ese hecho se secuestró en su momento un revólver calibre 38 que escondía en una casa contigua a la que reside. Con apenas 21 años, el muchacho es dueño de un prontuario abultado, entre los que se destacan incontables ingresos y condenas por hurtos.

Denuncia.
De acuerdo a los datos a los cuales accedió LA ARENA, el incidente se produjo pasadas las 20.45 del lunes en una vivienda de la calle Uspallata, en pleno barrio Zona Norte. Hasta allí acudió un móvil de la Delegación Norte, luego de un llamado urgente que daba aviso sobre un hecho de violencia de género.
Una vez en el lugar, un grupo de uniformados de la Delegación y de la Seccional Segunda demoraron al hijo de la denunciante, quien fue sindicado como el agresor.
Con respecto a los hechos, trascendió que el joven en principio golpeó en reiteradas oportunidades a la mujer y posteriormente la habría rociado con alcohol con la intención final de prenderla fuego, aunque no logró llevar a cabo su cometido gracias a que la víctima pudo zafarse de la situación.
La razón que motivó al chico a atentar contra su madre es desconocida, aunque se trataría de una discusión absurda.

Restricción.
En el caso intervino la Fiscalía de Delitos que impliquen Violencia Familiar y de Género, que imputó al acusado y dispuso una restricción de acercamiento sobre su madre.
Por otra parte, se informó que la mujer fue citada para que concurriera al médico (Sanidad policial), pero ésta no lo hizo, por lo cual no pudieron constatar las lesiones denunciadas. Ante ello, las autoridades secuestraron la ropa que las dos personas utilizaban al momento del incidente, con los fines de que la División Criminalística realizara peritajes sobre ellas y determinar la presencia de alcohol o no.