González Pedemonte, el incansable divulgador

GONZALEZ PEDEMONTE

Médico santarroseño que nunca tuvo en vida el reconocimiento de la sociedad pampeana y de sus pares, como tampoco fue justipreciado tras su fallecimiento. Luis María González Pedemonte, de él estamos hablando con motivo de haberse conmemorado este viernes el Día Internacional del HIV.
Incansable investigador y divulgador de esa enfermedad que mantuvo en jaque a la sociedad mundial desde los comienzos de los 80. LA ARENA fue depositario de esa tarea, publicando por años, de forma semanal, su compromiso plasmado en papel.
Sin apoyo oficial de ningún tipo, González Pedemonte se despojó de sus posesiones para poder afrontar viajes al exterior, para dialogar y colaborar con los profesionales de reconocimiento internacional que lo recibían con los brazos abiertos cuando comenzaban a desentrañar los tratamientos que fueron acotando los altísimos índices de mortalidad que el virus generaba.
Ese desprendimiento también tenía su correlato en el plano local. Cientos de pacientes encontraron en González Pedemonte al profesional-humano que accedía a atenderlos.
Si hay que destacar un aspecto de esa militancia por la vida, la formación de agentes sanitarios preventivos quizás fue su obra cumbre, la que propagó por toda La Pampa a través del estudiantado secundario, siendo un predicador del uso del preservativo y de la educación sexual, cuando esto no formaba parte de la agenda político-social de la Argentina.
Gran parte de lo realizado también quedó perpetuado en libros editados a su cuenta y riesgo.
Quien modestamente escribe estas líneas no lo tiene en claro pero cree que hay una pequeña plazoleta en Santa Rosa que lleva el nombre del médico que se pretende homenajear. (ARL)