La rosca que bajó a Marino

La rosca radical no paró nunca en los últimos días. Los mismos precandidatos se habían fijado como plazo resolver quién de ellos sería el elegido el miércoles a la tarde. Y cumplieron. Fuentes ligadas a Marino aseguraron que desde las 9 de la mañana esperaban el momento de la reunión con Torroba y Kroneberger, pero siempre se las pateaban para adelante. En un momento de la mañana les dijeron que Kroneberger recién se desocuparía a las 13.30. Marino se hartó y decidió enviar un emisario a la casa del diputado nacional. Cuando llegó, se encontró con que allí, junto al dueño de casa, estaban Torroba, el diputado provincial Abel Sabarots y el ex diputado Hugo Pérez. La reunión había comenzado hacía rato pero sin uno de los aspirantes.
“A Marino le pareció de muy mal gusto. Sintió que lo habían estado entreteniendo de una reunión a otra, cuando resulta que estaban todos reunidos a sus espaldas. Así que bueno, que sean ellos los candidatos y nosotros apostaremos por la unidad del partido”, indicaron las fuentes.
Para esa hora, todavía no se conocía que Torroba se había bajado, dejándole el camino libre a Kroneberger, y suponían que los dos que habían quedado se enfrentarían contra Mac Allister. “Irán a internas…, al Colo dicen que no lo pueden bajar, Torroba dice que es el mejor… Lo que sí nos queda claro es que el gobierno nacional no quiere ganar La Pampa, y esta es la realidad, esto es así”, lamentó una fuente cercana al senador