“No quiten financiamiento a los que salvan vidas”

WINIFREDA: CUARTEL SE SUMO AL "SIRENAZO" CONTRA EL AJUSTE

Los Bomberos Voluntarios de Winifreda se sumaron el jueves a una movida federal e hicieron sonar las sirenas de sus autobombas y unidades de rescate en rechazo al recorte de subsidios nacionales destinados a los cuarteles del país. La socorrista local, Celeste Fischer Herlein, integró la delegación pampeana de servidores públicos que junto a sus pares de toda la Argentina participaron en Buenos Aires del abrazo simbólico al Congreso Nacional para pedirles a los diputados que “no avalen” la medida del gobierno nacional “de quitarle el financiamiento a los que mañana te pueden salvar la vida”.
La protesta fue convocada por el Consejo de Federaciones de Bomberos Voluntarios de la República Argentina y se centró en la decisión del Ejecutivo Nacional de eliminar el aporte de las compañías aseguradoras establecido por la Ley del Bombero 25054. Suma que representa unos 614 millones de pesos con los cuales se financia el funcionamiento de 900 cuarteles distribuidos en todo el país.
El presidente de la Asociación Civil de Bomberos de esta localidad, José Luis Lang, manifestó que “la gran mayoría de los cuarteles del país no ha recibido el subsidio y en La Pampa cobraron muy pocos y con recortes: Tendrían que haber depositado $1,6 millones pero hasta ahora han recibido un millón de pesos”.
Lang negó que la entidad local haya sido beneficiada con un aporte económico del excedente de recaudación del Ejercicio Presupuestario Nacional del año 2017, tal como lo dejó traslucir hacer unos días la diputada provincial, Josefina Díaz (Cambiemos). Ella también sostuvo que los montos percibidos por los cuarteles no reflejan ningún tipo de recorte.
“En realidad fue un subsidio extraordinario destinado a reforzar las capacidades y el equipamiento para enfrentar incendios en apoyo al Sistema Nacional de Manejo del Fuego. Ese dinero solo se canalizó a través del cuartel de Winifreda y se utilizó para realizar una serie de compras e inversiones para varios cuarteles de la provincia”, aclaró Lang sobre esa partida.

Falta de recursos.
Consultado sobre cómo repercute la falta de recursos en el cuartel, respondió: “Tenemos como ingresos la cuota de los socios y la del lechón móvil, con eso se va subsistiendo porque el subsidio de $1 millón que llegó el año pasado ya se invirtió y rindió y ahora nos manejamos con lo poco que vamos recaudando. Se hace muy difícil porque los gastos son enormes”.
Se le preguntó si en caso que se produzca un siniestro en rutas o campos están en condiciones de acudir a la emergencia y contestó: “Sí, totalmente, pero la falta del subsidio es un gran problema porque si se rompe el motor de un vehículo no habrá dinero para repararlo. Además, se ha comprado mucho equipamiento que se va venciendo. Es una pena”.

-¿Es inconcebible que se ajuste a los bomberos?
-Es raro que toquen estas partes tan sensibles, pero han tocado a los jubilados, pensionados, recortado asignaciones familiares y los bomberos no están ajenos a esto.