Otro incidente con cazadores en los campos

HAY DOS DETENIDOS

En una zona rural entre las localidades de Colonia Barón y Villa Mirasol, se registró el martes a la noche un nuevo incidente entre la Policía pampeana y cazadores furtivos, que pretendieron darse a la fuga y que arrojaron clavos tipo “miguelito” al móvil policial durante la persecución. Por el hecho hay dos cazadores detenidos a quienes se les tomó declaración de imputados en los tribunales piquenses, y otros dos que lograron fugarse de la autoridad policial.
Según la versión oficial, el hecho ocurrió el martes cerca de las 21 en el momento en el que personal policial de las localidades de Villa Mirasol y de Colonia Barón, divisó en zona rural a “una camioneta Ford Duty de color gris en la cual se conducían personas practicando la caza furtiva y que al intentar ser identificadas, hacen caso omiso a indicaciones de personal policial y emprenden la fuga del lugar”.
Los cazadores luego evadieron un segundo control policial, tras encarar con el vehículo a los efectivos que debieron apartarse para evitar ser embestidos, y en la fuga a gran velocidad, arrojaron en el camino clavos tipo “miguelito”, los cuales lograron ser esquivados por los móviles policiales.
La persecución llegó a su fin en la ruta provincial 8, en circunstancias en las cuales los cazadores quedaron sin escapatoria, al quedar encerrados por la policía y una laguna del lugar. En un último intento por escapar, realizaron una maniobra brusca, tras la cual, la camioneta quedó varada y sin posibilidad de reacción, informó la policía.

Detención.
Luego de ello, los efectivos concretaron la detención de los dos cazadores piquenses, que fueron puestos a disposición del Ministerio Público Fiscal de la Segunda Circunscripción Judicial con asiento en General Pico, en relación a la causa que fue caratulada como “Resistencia a la autoridad y Tentativa de daño”. Además en forma paralela se iniciaron las correspondientes actuaciones contravencionales por infracción a la Ley 1194, con intervención de la Dirección de Recursos Naturales de la provincia, procediéndose al secuestro de rodado, de un total de 13 liebre europeas muertas, de clavos tipo “miguelito” y de teléfonos celulares, entre otros elementos de interés para la causa.
Las fuentes oficiales que fueron consultadas por LA ARENA, informaron los cazadores detenidos arrastran “una larga trayectoria en la caza furtiva”, que incluso uno de ellos estaba inhabilitado para la actividad y que además el rodado en el que se movilizaban “presentaba un pedido de secuestro en relación a actuaciones caratuladas como ‘Resistencia a la autoridad’ que se iniciara el 28 de junio, en momento de que el mismo evadiera un control policial de la Comisaría de Barón”.
Ayer a la mañana los dos cazadores detenidos fueron trasladados a los tribunales de esta ciudad, y quedaron a disposición de una causa penal que lleva adelante el Fiscal General Armando Agüero. Si bien ayer se les tomó declaración de imputado en sede de Fiscalía, aún no se les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria.

“Una situación preocupante”
El jefe de la Policía de La Pampa, Roberto Ayala, ayer le manifestó a LA ARENA que se trata de “una situación preocupante” la suscitada con los cazadores furtivos durante la temporada de la caza de la liebre.
“Es toda una situación muy preocupante, pero la policía necesita acudir a la solicitud de los vecinos que viven en la zona rural y que comunican permanentemente la presencia de los cazadores que están cometiendo esta infracción en las calles vecinales. Para darles respuesta a esos productores y vecinos que viven en la zona rural, es que el personal policial concurre a ese requerimiento para que cese la falta, para que se deje de ejercer la caza en las calles vecinales”, dijo.
Además el jefe policial dijo que en estos casos la policía actúa “de acuerdo a los protocolos que tenemos establecidos en cuanto a no permitir que se cometa la infracción a la Ley Provincial de Caza, en este caso sería de la liebre, en las calles vecinales”.
Por último, detalló que la policía debe “hacer uso de los recursos que tienen a su disposición, como patrulleros, con balizas y sirenas, a los efectos de hacer cesar la falta”, y que al notificarlos de la infracción, se debe hacer el “secuestro de las piezas cobradas, del vehículo que se está usando para cometer la infracción, como también así las armas y otros accesorios que también se utilizan”.