“El municipio no compra ladrillos”

ROJAS Y LOS HORNEROS LOCALES

El jefe comunal de Toay sostuvo que la comuna local, como en cada oportunidad en que se hacen obras, hizo una reunión con los titulares de las constructoras para sugerirles, de buenos modos, que adquirieran los ladrillos a los horneros locales. Igualmente, aseguró, solicitó que tomaran mano de obra en el pueblo. Su aclaración fue en respuesta a las quejas de los ladrilleros toayenses que protestaron por el uso de ladrillos mendocinos en la obra de 112 viviendas que realiza el IPAV en el pueblo.
“El municipio no compra ladrillos -aclaró el intendente en diálogo con Radio Noticias 99.5-. De hecho el municipio no es quien lleva adelante la obra. Por otro lado, cada vez que el municipio realizó una obra, compró los ladrillos en Toay. Acá lo que hizo ruido es la cantidad de ladrillos que se necesitan para levantar las 112 viviendas”.
-¿Usted se reunió con los empresarios?
-Sí, me junté con los empresarios que llevan adelante la obra, donde les pedí que ocupen mano de obra de Toay, que traten de comprar en el pueblo la mayor cantidad de cosas que se puedan, incluso los ladrillos. ¿Qué me respondieron? Que desde octubre de 2015 cada empresa tenía planificado hacer la obra, que entonces tenían acopiados los ladrillos. Yo como intendente les puedo sugerir a las empresas dónde comprar, pero no las puedo obligar. El municipio no contrata a las empresas que construyen las casas, los contratos con las empresas son del IPAV. Pero reitero, sí hablé con las constructoras para pedirles que consuman y contraten mano de obra en Toay.

Incidente en el CD.
Rojas también se refirió a la agresión que sufrió el dirigente local del PRO, Pedro Pisandelli, actual delegado de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte en La Pampa. Para el jefe comunal se trató de una situación desafortunada, pero evitó dar más definiciones sobre lo ocurrido puesto que, según se excusó, no estuvo presente al momento de los hechos.
Cabe recordar que ese día, en el recinto se había tratado un pedido de prórroga de la ordenanza que posibilitaba a los horneros toayenses radicados en el parque industrial de la localidad realizar la escrituración de sus parcelas. La polémica se desató porque el bloque justicialista impidió que el tema fuera tratado sobre tablas, como pretendía la oposición con el apoyo de los propios horneros.
“Esa ordenanza se vence a fin de este año, con lo cual algunos horneros, preocupados por no haber podido lograr ese cometido, se dejaron asustar e impulsaron el tratamiento de ese proyecto. Lo que el Bloque del PJ hizo, como cualquier bancada, fue pasarlo a comisión, pero no porque esté en desacuerdo, sino para trabajarlo bien, como ocurre habitualmente, porque, además, hay tiempo de hacerlo. Esto fue tomado a mal por algunas personas y generó el posterior entredicho”, explicó.
Rojas negó que hubiera existido una intención por parte de los concejales justicialistas y de él mismo de complicar la situación de los horneros. “Se pasó a comisión porque todavía hay tiempo de tratarlo como corresponde, no hay urgencia que justifique el tratamiento sobre tablas”, insistió.

Chakra Raíz.
Tras el pedido de los miembros de Chakra Raíz de reunirse con las autoridades municipales de Toay, el intendente Rojas dejó en claro que no tiene nada que conversar con la comunidad que ocupa las tierras fiscales. A su vez, negó que las máquinas que el viernes de la semana pasada intentaron abrir calles en el predio ocupado fueran a derribar las casas donde habitan los miembros de Chakra Raíz. “Estamos muy lejos de eso. Lo que se quiere es abrir calles para mejorar la conectividad”, afirmó Rojas.