Incursión nacional de pampeanos

(General Pico/Agencia)
En varias localidades pampeanas, durante 2012, fueron creadas escuelas de cadetes de bomberos. El semillero de futuros voluntarios fue creciendo y este año participan por primera vez, representando a la provincia, en un encuentro nacional.
Por primera vez nuestra provincia participa del Encuentro Nacional de Cadetes, una jornada a la cual se sumaron los jóvenes aspirantes a bomberos de los cuarteles de General Pico, Quemú Quemú, San Martín, Winifreda, Bernardo Larroudé y Realicó.
Una comitiva formada por 37 cadetes, entre hombres y mujeres, de entre 15 y 16 años, viajó al encuentro en Villa Cañás, Santa Fe. Los jóvenes partieron el viernes después del mediodía desde esta ciudad. El colectivo reunió en Santa Rosa a los jóvenes de las localidades del sur y luego se unieron con los del norte en General Pico y partieron todos juntos.
Además de la importancia del evento, para esta ciudad la escuela de cadetes es una buena noticia porque fue reabierta durante 2011, luego de 12 años de inactividad. Esa iniciativa movilizó al resto de las localidades que ahora ya tiene cadetes propios. El grupo piquense no tiene mujeres en este momento, pero hacia Santa Fe viajaron las cadetas de Winifreda y Quemú Quemú.
Gerardo González, uno de los integrantes del cuerpo de Bomberos Voluntarios local, acompañó a la delegación ya que es uno de los formadores de la escuela. Según explicó, el objetivo del encuentro es compartir experiencias, crear contactos y afianzar la identidad bomberíl.
La importancia de la formación y permanencia de los cadetes es que en ellos se gestan futuros bomberos. Como es el caso del propio González, quien está en Villa Cañás desde el jueves como coordinador de esta provincia.

Camaradería.
Los jóvenes llegaron el viernes a la tarde-noche a Santa Fe, a pesar que el ómnibus tuvo un desperfecto mecánico en el camino. Lo primero que realizaron fueron las acreditaciones y luego se instalaron las carpas. Todos los asistentes al encuentro nacional fueron alojados en el predio del Club Sportsman donde se armó un gran campamento.
El encuentro comenzó ayer a las 7 y hubo actividades de camaradería y recreación; más tarde se reservaron las destinadas a las destrezas físicas. Para cumplir con el programa los jóvenes participan en tres niveles diferentes, divididos por edades: de12 a 15 años, de 15 a 16 años y 16 a 17 años. Casi sobre el cierre habrá un fogón con todos los asistentes. Todo finalizará hoy a las 14 y los 1.100 asistentes regresarán a sus localidades a lo largo de todo el país.