La marea feminista desbordó la Patagonia

ENCUENTRO DE MUJERES EN TRELEW

Más de cincuenta mil mujeres participaron en Trelew del Encuentro Nacional de Mujeres 2018, que fue el más austral de los 33 que se han realizado desde que comenzaron en 1986.
IRINA SANTESTEBAN
Como viene pasando desde hace algunos años, una gran parte de los medios de prensa nacionales pone el acento en algunos hechos menores que no son representativos de todo lo que sucede en cada uno de estos eventos multitudinarios. Los ENM están considerados únicos en su tipo en todo el mundo, donde decenas de miles de mujeres se reúnen año tras año, para debatir de manera horizontal, una multiplicidad de temas y problemáticas de género y de la diversidad sexual, en determinados contextos políticos y sociales.
El clásico desfile mostrando los pechos es uno de estos hechos, demonizado desde los sectores más conservadores, aunque como bien responden las que así se muestran, no provoca tanto escándalo cuando se ven desnudos en los programas de televisión de la farándula. “Pareciera que lo que molesta es la teta que lucha”, se defienden quienes optan por marchar de esa manera.
Aunque la mayoría prefiere no practicarlo, el “tetazo” conlleva una carga simbólica importante, pues pretende reafirmar uno de los pilares de la lucha feminista, que es la decisión sobre los propios cuerpos por parte de las mujeres. Mientras en el patriarcado, el cuerpo femenino se convierte en una mercancía, que se exhibe y utiliza para vender otros productos, la actitud de mostrar los pechos como bandera de lucha, sin esa connotación de provocación sexual, provoca reacciones violentas en algunos varones.

A pesar de todo…
Uno de los cánticos que se escucha en cada uno de los Encuentros es: “¡Qué momento, qué momento, a pesar de todo, les hicimos el Encuentro!”. Hace referencia a que, cada año, -y Trelew no fue la excepción- desde los sectores conservadores y de derecha se intenta de mil maneras impedir la realización de un evento que requiere mucha organización y logística. Desde los lugares para las inscripciones, para el funcionamiento de los talleres, para el alojamiento de decenas de miles de visitantes, las viandas de comida a precios accesibles, el recorrido de la marcha, la apertura y el cierre, etc.; son parte de la enorme tarea que asume la Comisión Organizadora de cada Encuentro, cuya sede se elige en el anterior. La CO está integrada por decenas de referentes y militantes feministas, que trabajan arduamente casi desde un año antes para la realización de este evento.
En el caso de Trelew, se había alarmado a la población -de unos 100.000 habitantes- con la mentira de que durante el fin de semana largo iban a tener que soportar una “horda salvaje” que iba a tomar la ciudad por asalto. Hasta les advirtieron que debían comprar “provisiones y agua” como si se avecinara una guerra o una catástrofe natural.
Nada de eso sucedió. La ciudad se vio, sí, conmocionada por una multitud equivalente a la mitad de su población, pero no hubo incidentes que justificaran semejante campaña negativa, como la que realizaron desde las iglesias católica y evangélica, justamente los ardientes defensores de las supuestas “dos vidas”.
Por el contrario, quienes sufrieron ataques fueron algunas escuelas donde se alojaban delegaciones, que fueron apedreadas por varones violentos, sin lograr que acudiera la policía a pesar de los llamados, en una especie de “zonas liberadas”.

Requisas y represión.
Muchos ómnibus que trasladaban contingentes de otras provincias, fueron demorados en la ruta y requisados por Gendarmería, provocando largas demoras al punto que algunas delegaciones optaron por volverse luego de permanecer horas paradas en lugares alejados. Al regreso, algunos colectivos que se dirigían a La Plata, también denunciaron que fueron retenidos por los gendarmes.
Lo más grave fue la represión que se desató al finalizar la tradicional marcha que tiene lugar los domingos por la tarde, cuando la mayoría de las columnas estaban desconcentrando. Las imágenes muestran grupos de varios policías, algunos de civil, deteniendo a las jóvenes, con una saña y violencia digna de ser destinadas a peligrosos delincuentes. Las 10 detenidas recuperaron su libertad horas después, pero les quedó abierta una causa penal.

Aborto legal.
Como no podía ser de otra manera, en el año donde el reclamo por la legalización del aborto copó las calles de muchas ciudades argentinas, en una inmensa “marea verde”, los pañuelos de ese color inundaron los talleres, las plazas y la marcha.
La elección de la sede Trelew el año pasado, en el 32º Encuentro realizado en Resistencia, Chaco, tenía la intención de visibilizar la causa del pueblo mapuche, planteado por algunas dirigentes de esa comunidad, y el reclamo de justicia por la muerte de Santiago Maldonado.
Se pidió también que se llamara “plurinacional” a cada Encuentro, quitándole el aditamento “Nacional”, tal como se los denomina desde 1986. Sin embargo, la Comisión Organizadora de Trelew no aceptó ese pedido, lo que generó malestar en las representantes de pueblos originarios.
Pero en el acto de cierre, y a propuesta de algunos talleres, se resolvió por aclamación que, de ahora en más, los Encuentros de Mujeres son Plurinacionales, dando muestra de la amplitud del movimiento feminista, que es capaz de receptar los reclamos de las mujeres de las comunidades que luchan por sus territorios ancestrales.
También fue parte de las conclusiones, la consigna de la libertad a Milagro Sala y demás presas y presos políticos, así como el cese de la persecución judicial contra dirigentes de la oposición, como la expresidenta Cristina Fernández.
Entre las ausencias, por la distancia, las dificultades económicas y las requisas que impidieron a decenas de colectivos poder llegar al Encuentro, hubo dos que dan cuenta de la lucha del movimiento feminista contra los femicidios y la represión: la de Patricia Parra, asesinada por su pareja en Río Negro, a horas de partir para Trelew; y la de Vanesa Villegas, de la agrupación Jóvenes al Frente, detenida en Córdoba dos días antes de viajar, cuando ocupaba pacíficamente los terrenos de los que habían sido desalojadas las 120 familias de Juárez Celman en junio pasado por orden de la Justicia provincial, de la intendenta Myriam Prunotto (PRO-Cambiemos) y de la policía del gobernador Juan Schiaretti (PJ).
El próximo ENM será en la ciudad de La Plata en 2019, en el fin de semana largo de octubre, dos semanas antes de las elecciones presidenciales.