Sabado 18 de mayo 2024

Otra “Ni Una Menos”

Redacción 30/05/2023 - 13.47.hs

Las plazas repletas de aquel 3 de junio de 2015 marcaron un antes y un después en la región e inspiraron a feministas de todo el mundo.

 

VICTORIA SANTESTEBAN*

 

A ocho años de la primera marcha de Ni Una Menos, la consigna urgente toma las calles cada 3 junio para el ejercicio colectivo y feminista de memoria y justicia, de denuncia y grito que exige ni una víctima más de violencia machista.

 

“Actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales ... mujeres, todas, bah.. no vamos a levantar la voz? NOS ESTAN MATANDO” twitteaba la periodista Marcela Ojeda a partir del femicidio de Chiara López, el 15 de mayo de 2015. Luego llamó a diez comunicadoras y periodistas para organizar lo que sería la primera e histórica marcha Ni Una Menos. Su gesta en pleno escenario digital, con un tweet que derivó en un grupo de Whatsapp integrado por sus mentoras (Marcela Ojeda, Marina Abiuso, Ingrid Beck, Ana Correa, Florencia Etcheves, Hinde Pomeraniec, Valeria Sampedro, Soledad Vallejos, Micaela Libsonque, Mercedes Funes) luego las reunió en La Casa del Encuentro, la ONG pionera en elaborar estadísticas sobre femicidios (por ese entonces era la única en el país que contaba con los números de la violencia y sería a partir de esta primera marcha que la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema comenzaría también con su registro nacional de femicidios).

 

Aquella reunión dio paso a lo que resultaría semanas más tarde en la convocatoria masiva de más de 500.000 mujeres de 120 ciudades del país, además de las movilizadas en otros puntos de la región como Uruguay, Chile, Bolivia, Colombia, Perú, México. Allí también se replicaría la experiencia revolucionaria de ocupación femenina de las calles con el mensaje urgente: paren de matarnos. El 3 de junio, fecha que coincide con la desaparición de Marita Verón, emblema de lucha contra la trata de personas, sería el día de esa primera marcha Ni Una Menos, que debe su nombre a la consigna “Ni una mujer menos, ni una muerta más” de la poeta y activista mexicana Susana Chávez Castillo, en oportunidad de denunciar los femicidios de Ciudad Juárez.

 

Historia.

 

Las plazas repletas de aquel 3 de junio de 2015 marcaron un antes y un después en la región e inspiraron a feministas de todo el mundo que replicaron experiencias similares en reclamo de justicia y visibilización de la violencia de género. Así, los reclamos históricos del movimiento de mujeres alcanzaban una visibilidad -regional y mundial- sin precedentes. Los discursos feministas atravesaban la academia y las agrupaciones de antaño para viralizarse en programas de la tarde y en cuentas de redes sociales de modelos, conductoras y actrices.

 

Se habló de vanalización e hipocresía, pero lo cierto es que por primera vez -y por fin-, la violación de derechos humanos de mujeres y del colectivo LGTBIQ+ irrumpía en lo cotidiano y nos transformaba culturalmente, para no volver al silencio, la tolerancia y la naturalización. La apropiación colectiva del reclamo del movimiento de mujeres hizo una unión para la fuerza y desde entonces Ni Una Menos encarna el poder histórico de la lucha feminista que se regenera y avanza, reuniendo a mujeres y al colectivo LGTBIQ+ -intergeneracional, intercultural e intersocioeconómicamente- bajo la consigna clara que exige el fin de la violencia de género.

 

“El 3 de junio es una fecha que sella un compromiso con la construcción de un movimiento transversal y poderoso, hecho de redes políticas de afecto y solidaridad, porque es la vida la que está en juego” resume el manifiesto de Ni Una Menos.

 

“Decir Ni Una Menos no es un ruego ni es un pedido. Es plantarse de cara a lo que no queremos: ni una víctima más. Y es enunciar a la vez que nos queremos vivas, íntegras, autónomas, soberanas. Dueñas de nuestros cuerpos y nuestras trayectorias vitales. Dueñas de nuestras elecciones”. El reclamo de soberanía sobre la propia vida continúa, en un 2023 que renueva consignas a la vez que mantiene la original exigencia de la eliminación de las violencias por razones de género a una sociedad todavía patriarcal.

 

2023.

 

El pasado 19 de mayo comenzaron las asambleas feministas para el consenso de la agenda Ni Una Menos 2023, a fin de nuclear las principales consignas de este año. La violencia económica contra las mujeres, el pedido de libertad a presas mapuches encarceladas en Bariloche y la consigna clásica del movimiento que exige Basta de Femicidios, son algunos de los temas a focalizarse en las marchas que se avecinan en todo el país y la región.

 

Conquistas.

 

Nuevas leyes -por nombrar algunas: la Ley Micaela de capacitación obligatoria en Género, la Ley Brisa de reparación económica a hijos e hijas de víctimas de violencia, la Ley de Paridad de Género en la representación política, la Ley del Aborto Legal Seguro y Gratuito-, estadísticas oficiales representativas de los femicidios, presupuestos con perspectiva de género, la creación de un Ministerio de Mujeres. El cambio cultural -aunque gradual y mesurado- que habilita espacios y desarticula al menos en parte algunas de las barreras históricas. El entendimiento que la violencia machista constituye una violación sistemática de derechos humanos, intolerable por cualquier Estado que se dice de Derecho. Las conquistas de derechos de 2015 a esta parte confirman la necesidad de continuar pisando las calles para reafirmarnos en un mundo -todavía patriarcal-, que queremos más justo y feminista.

 

*Abogada, Magíster en Derechos Humanos y Libertades Civiles

 

Radio Noticias 99.5 · 30 - 05 - 2023 VICTORIA
'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?