Domingo 14 de agosto 2022

Destappada

Redaccion Avances 26/06/2022 - 15.00.hs

Lara navegaba por el mundo de las aplicaciones para encontrar el amor. Cuando pensó que era imposible, apareció aquel con quien pudo destaparse y ser ella misma.

 

María Evangelina Vázquez *

 

Se habían conocido por una app. El era Emanuel, comerciante de Almagro. Otro adicto al deporte, amante del aire libre, la hamaca y la crema solar, carnívoro, ave nocturna, y bebía con moderación. Dos hijos. Ella era más bien de cultura y postal, genia del microondas, y no tenía descendencia. En sus tiempos libres, Emanuel pintaba. Le gustaba el expresionismo abstracto. El amor por las artes era lo que los unía. Al poco tiempo, Lara se dio cuenta de que él era distinto. No era de los que proponían salidas y luego las postergaban indefinidamente. Emanuel no era solo uno más en la góndola de las aplicaciones.

 

Fue por azar que se cruzaron en una esquina del Abasto, cuando él había ido al shopping y ella, al teatro como de costumbre. Algo en Lara se destapó cuando lo vio. Entablaron una conversación íntima y conmovedora sobre la pérdida de los vínculos afectivos; hacía tiempo que en sus vidas prevalecían la histeria y los desencuentros. Ellos estaban cansados de navegar por las apps en busca del amor. Se tomaron incontables mates y tés de jengibre para calmar el vacío existencial que sentían, y también lo calmaron con charlas interminables hasta las cuatro de la mañana y caminatas por el parque al atardecer.

 

Una noche fueron al teatro. Lara se pintó los labios con un rouge indeleble. El no sabía que los tenía pintados porque tuvo que ocultarse bajo el barbijo durante toda la función. En medio de la obra, los ojos de Emanuel se llenaron de lágrimas cuando una de las escenas le hizo recordar a su mamá. Ella no vio su llanto porque estaban a oscuras. El pensó en agarrarle la mano, pero no se animó. Cuando terminó la función, Emanuel y Lara se quedaron en la puerta del teatro sin poder moverse. El la abrazó fuerte y descubrió que Lara tenía un talento oculto para ser actriz, cuando se puso a imitar a la protagonista; aunque esa noche ambos se habían propuesto dejar de actuar y ser solo ellos mismos. Como quien besa su reflejo espejado, se besaron ahí nomás, en la calle, en medio de ese mundo de sueños que por momentos se concretaba. Se confesaron lo que sentían y decidieron poner en pausa las aplicaciones. Ahora que se tenían, esa sensación de vacío comenzaba a disolverse.

 

* Colaboradora

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?