Viernes 24 de mayo 2024

Nacho Bologniani en Zyklus

Redaccion Avances 14/04/2024 - 12.00.hs

Dos semanas antes de presentarse en el festival Sunwaves de Rumania, el reconocido DJ cordobés tocará por primera vez en Santa Rosa el próximo 19 de abril.

 

Rodrigo Santesteban *

 

Sin lugar a dudas, Ignacio “Nacho” Bologniani (32) nació para ser DJ. Tan temprana fue su pasión por la música que con apenas 15 años estaba debutando en el reconocido boliche cordobés Molino Rojo, lugar a donde no lo dejaban ingresar por ser menor de edad, aunque hacían la excepción cuando lo contrataban en calidad de artista… cosas de la década del 2000.

 

En una época donde el acceso a la música estaba mucho más limitado, un adolescente Bologniani frecuentaba en su Villa Carlos Paz natal los primitivos cibercafés pero no para reventarse a balazos en el Counter Strike, como lo hacíamos la mayoría de los varones de nuestra generación, sino para explorar y descubrir músicos de todo el mundo, algo que el rudimentario Internet de esos años ya permitía, aunque a duras penas.

 

De esta manera, juntando de acá y de allá CD’s copiados, y con la ayuda de amigos con computadoras (él no tenía en ese momento), fue abultando su biblioteca con canciones en mp3 descargadas de plataformas como Soulseek, y fue armando los sets que le permitieron ganar sus primeros pesos haciendo lo que amaba. Así, con 18 años la suerte de Nacho estaba echada: ya era un DJ profesional.

 

- ¿Cómo fue tu primer acercamiento a la música? ¿Venís de una familia de músicos?

 

- Mi bisabuelo se trajo en barco dos pianos desde Europa, que estaban en casa y que yo tocaba. Aunque yo no sabía nada, de a poco iba sacando canciones de oído, y después empecé a ir a una escuela de música donde me enseñaron. Pero en mi casa siempre se escuchó música: mi papá también tocaba la guitarra y teníamos discos de Los Beatles, Spinetta y también de música clásica y salsa.

 

- ¿Qué música electrónica escuchabas por aquellos años?

 

- En esa época sonaba mucho trance, progressive y house. Escuchaba a Laurent Garnier, a Paul Van Dyk y a Dj Tiesto. También a David Guetta, que es digamos un house comercial, pero otra cosa a lo a que suena hoy.

 

- ¿Te acordás cuándo fue tu primera contratación como DJ?

 

- Si, fue en Molino Rojo, una discoteca histórica de Córdoba. Fue gracias a mi primo que trabajaba ahí, y le hice un warm up (NdelR: teloneo, en términos rockeros) a Spitfire, de Luis Nievas y Miguel Silver. Fue una presión de locos, porque en realidad no teníamos mucha idea. Si bien sabíamos de música, en realidad no teníamos idea. Fuimos con dos computadoras, con CD’s y un formato para armar sets variados. Salía como se podía, porque además no había tantos tutoriales en Internet… aprendíamos sobre la marcha.

 

Además, yo a la par iba a la escuela. Tengo recuerdos de irme a tocar a Córdoba Capital para después volver e ir derecho al colegio. Y como tenía 15 años si no tocaba no me dejaban pasar al boliche, recién a los 16 se podía. ‘¡Pero toqué el finde pasado!’ les decía a los de seguridad… igual no me dejaban entrar (risas).

 

- ¿Cuándo fue que comenzaste a profesionalizarte?

 

- Bueno, de a poquito se fue dando. Cuando cumplí 16 empezaron a venir mis compañeros de la escuela a verme y de a poco se empezó a traccionar a más gente, y eso al boliche le servía, por lo que me daban más fechas. Al año siguiente ya estaba ganando mi plata, que, aunque no era mucha, ya no le pedía a mis padres. Y a los 18 ya estaba enfocado en que era por ahí, así que empecé a meterme en la producción.

 

Entonces conseguí una notebook, y empecé a producir de forma autodidacta. Hice un curso de Ableton Live (NdelR: un programa para grabar y producir música), que me sirvió mucho, pero por lo general siempre fui armando todo solo o con amigos que estaban en la misma.

 

- Teniendo en cuenta que casi todos los fines de semana estas laburando de noche ¿Cómo son tus rutinas durante la semana? ¿En qué consiste tu trabajo cuando no estás tocando?

 

- En la semana trato de tener un horario normal. Intento acostarme temprano y levantarme temprano, aunque tampoco soy muy madrugador. La semana se nos pasa rápido porque estamos produciendo, armando canciones… hablamos mucho de la logística de las redes sociales, de cómo armar los tours, etc. Desde el posteo en el Instagram hasta cómo hacer un video y el trabajo de redes, todo es parte del laburo y se me pasa el día así.

 

- ¿Cómo es tu equipo de trabajo?

 

- Trabajo con un booker, que es el que cierra las fechas y con un manager, que se encarga más de cómo encarar el mercado. Esto es qué estrategias tomar y qué ofertas aceptar. A veces tenemos muchas ofertas, y hay que saber cuál elegir, y así evitás tocar de más. Así que me la paso en comunicación con ellos, llamándonos incluso a cualquier horario.

 

- ¿Salís a escuchar otros DJ’s o a bailar?

 

- Cuando toco me gusta escuchar los DJ’s que tocan antes o después, así que intento ir con tiempo a cada fecha. Normalmente si no toco no salgo. Principalmente porque quiero cuidar los oídos: hay que cuidarlos mucho. De hecho, uso filtros para tocar de -18 decibeles.

 

Además, es descansar un poquito. El ritmo que llevo es tocar casi todos los fines de semana. Cansa viajar y también cansa no dormir... por ejemplo el fin de semana me tomé cuatro aviones y estuve dos días tocando casi sin dormir.

 

- ¿Cómo sacas la inspiración para producir y seguir generando canciones?

 

- Es una buena pregunta. La inspiración llega cuando llega, aunque intento llamarla. Por lo general voy al estudio –que no lo tengo en mi casa– y me pongo a escuchar música. Por lo general es así que consigo la inspiración, escuchando música de otros artistas, tratando de despertar esa sensación de piel de gallina.

 

Muchas veces te sentás y no pasa nada. En un momento quise hacer tipo horario de oficina, de ocho horas en el estudio, pero a veces no sale nada. Tenés todas las herramientas, pero no sale un carajo. Y cuando menos te lo esperas, quizás en un viaje o donde sea, te ponés con la compu y los auriculares y sale. Es algo muy energético. Te baja la info del cielo. Y te llega. Sos como un nexo entre la info que te llega de no sé dónde y vos la soltás.

 

- ¿Qué has escuchado últimamente que te ha llamado la atención?

 

- En términos de electrónica me gusta Another, que es una fusión de house y funky. ¡Buenísimo! Super fino, cool, con muchos elementos como guitarras, pianos... música que se puede poner en el club. Pero por lo general últimamente estoy con música de los 90, artistas que quizás no son conocidos… eso, mucho house de los 90.

 

- Habiendo estudiado piano ¿no se te ocurrió la posibilidad de incorporarlo en tus shows en vivo?

 

- De hecho eso lo estoy trabajando. Lo que llamamos como Live Set. Esto es armar una secuencia de canciones propias donde yo junto, por ejemplo, 12 canciones, después la pongo en Ableton y voy tocando con mis sintetizadores. Sería un sueño llevarlo a cabo.

 

- Estuviste tocando en el warm up y en el close de Peggy Gou en Córdoba.

 

- Sí, estuvo buenísimo. Fue en la Fábrica Arena, que es un formato más amplio al tradicional. Ella es una DJ coreana de house que venía de pegar un par de hits y resonaba mucho. Empecé haciendo el warm up, después ella tocó 2 horas, que es lo que ella toca, y yo después cerré.

 

Fueron dos sets diferentes. El warm up fue respetuoso con ella, pero a la vez intenso, porque había 10.000 personas que querían pasarla bien. Por lo general los últimos dos tracks (canciones) suelo bajar la intensidad para que el artista que sigue pueda comenzar y tener un atractivo. Después el cierre fue más intenso, porque ella había prendido fuego la pista.

 

- ¿Cómo estás encontrando la movida en Córdoba?

 

- Córdoba está cada vez mejor y sin lugar a dudas está en su mejor momento: la movida está muy pero muy fuerte. Hay eventos todo el tiempo y productoras trabajando con mucha seriedad y calidad. Todas las semanas hay eventos.

 

Al estar en un punto estratégico en el centro del país recibimos gente de todas las provincias. Hay como una retroalimentación por parte del público de todo el país, porque si tuviésemos que llenar todas las fiestas con gente de Córdoba sería más difícil.

 

Me pasa cuando toco en la Fábrica: me encuentro con gente del norte y del sur del país. Porque además la gente se siente muy cómoda. Si bien es una gran provincia tiene algo de calor de pueblo, y no te sentís sobrepasado. La gente se relaja, va a la montaña o se mete al río… es espectacular.

 

- Y ahora volvés a Europa

 

- Sí. Estoy muy contento. Ahora voy al Soundwaves, que es un festival de house muy grande que se hace en Rumania, y donde van a tocar DJ’s de mucho renombre como Jaime Jones o Marco Carola. Después voy a Barcelona a tocar en Pachá en el festival Off Week, a donde voy todos los años.

 

- Pero antes vas a estar en La Pampa, que va a ser la primera vez.

 

- ¡Sí! Y hace rato que quiero ir. Me quedaban dos provincias donde tocar: Jujuy y La Pampa. Lo tenía pendiente y vengo insistiéndole a mi equipo para ir, y por suerte salió. Ya hay mucha gente que escribe y que está ansiosa.

 

- ¿Qué vas a presentar?

 

- Bueno, yo generalmente no armo un set. Voy con cierta cantidad de música que me da rango para probar. Arranco con una cosa, voy probando las intensidades y donde veo que la gente agarra voy por ahí. Claro, siempre ligado al house.

 

- ¿Vas armando el show acorde a la energía que vas sintiendo por parte del público?

 

- Sí tal cual. Sobre todo en lugares como La Pampa donde no sé qué le gusta la gente. Voy y pruebo. Desde el vamos cualquier canción que tenga un buen bajo, ya me da la conexión con la gente. Después voy viendo que el groove se pueda bailar, y también manejando las intensidades: si hacer algo más dub o ponerle más voces o más piano. O dejarlo más oscuro.

 

 

La cita con Nacho Bologniani es el 19 de abril en el boliche Madero de Santa Rosa, en un evento organizado por la productora local Zyklus.

 

* Colaborador, músico

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?