Cáncer ginecológico: ¿Cuáles son los últimos avances?

Redacción Avances 12/10/2021 - 05.30.hs

En los últimos años tuvieron lugar nuevas técnicas quirúrgicas para tratar estos cánceres y disminuir el impacto negativo de los tratamientos anteriores.

 

Cuando hablamos de cáncer ginecológico nos referimos a aquellos que se originan en los órganos reproductivos femeninos y que incluyen: el cáncer de cuello uterino (cuyo principal precursor es la infección por el Virus del Papiloma Humano), cáncer de endometrio (que se da con mayor frecuencia en mujeres menopáusicas), cáncer de ovario y, en menor frecuencia, cáncer de vagina y de vulva. Lamentablemente la postergación de los controles ginecológicos y las consultas médicas, como ha generado la pandemia que atravesamos, generan un aumento en la incidencia de este tipo de tumores.

 

Para el abordaje de todas estas patologías, Hospital Privado Universitario de Córdoba cuenta con un equipo multidisciplinario de profesionales altamente capacitados, en permanente actualización y con una vasta experiencia en el diagnóstico y tratamiento de este tipo de enfermedades, siendo un centro de derivación de toda la provincia de Córdoba y el interior del país.

 

Acerca del tratamiento de los diferentes cánceres femeninos, el doctor Fabián Gómez Balangione, jefe de la sección de Ginecología Oncológica en Hospital Privado, comenta que permanentemente en el mundo se llevan adelante avances tecnológicos, a la luz de nuevas evidencias científicas. “A partir de esto, en los últimos años incorporamos a nuestro Hospital nuevas técnicas quirúrgicas validadas internacionalmente para tratar estos cánceres y disminuir el impacto negativo en la calidad de vida de las pacientes, impacto que las antiguas terapéuticas solían tener”, agrega.

 

Cirugías de cánceres femeninos: ¿cuáles son los nuevos avances?

 

Desde el servicio de Ginecología y Obstetricia de Hospital Privado Universitario de Córdoba explican que estos avances son: los tratamientos conservadores de la fertilidad, la preservación ovárica, las cirugías mínimamente invasivas en oncología, la técnica de ganglio centinela y la preservación nerviosa en cirugías radicales.

 

Tratamientos conservadores de la fertilidad

 

De las pacientes de Hospital Privado que presentan cáncer de cuello uterino, el 40% están en edad reproductiva al momento del diagnóstico y muchas de ellas no han iniciado su maternidad. Anteriormente, para este tipo de cáncer el tratamiento estándar era la extracción del útero y los ovarios en su totalidad. “Actualmente existe la posibilidad de realizar una cirugía conservadora de la fertilidad, que consiste en la extirpación solo del cuello uterino o una parte de este, según el caso. Esto permite recibir un tratamiento oncológico seguro y a su vez conservar útero y ovarios para un futuro embarazo”, comenta el doctor Daniel Gacitúa Bustos, miembro del equipo de Ginecología Oncológica en Hospital Privado.

 

Lo antes mencionado es posible gracias al trabajo mancomunado y en equipo que se realiza junto con la sección de Tracto Genital Inferior del Hospital Privado, a cargo de la doctora Florencia Arbach. En relación a esto, la profesional comenta que “el diagnóstico oportuno de la lesión de cuello de útero es la clave para poder ofrecerle a la paciente los diferentes tipos de tratamientos quirúrgicos, dentro de los cuales se encuentra la posibilidad de preservación de la fertilidad”.

 

Preservación ovárica

 

En relación a este tema el doctor Guillermo Meyer, referente en ginecología oncológica en el centro médico mencionado, explica que en aquellas mujeres con diagnóstico de cáncer cervical que no han entrado en menopausia y que tienen indicación de una cirugía radical, es factible preservarles los ovarios. “Esto permite que su calidad de vida no se vea afectada por una menopausia precoz y sus consecuencias”, sostiene el profesional.

 

También es importante recalcar que un porcentaje de estas pacientes requerirán radioterapia luego de la cirugía, por lo que allí cobra relevancia la transposición de los ovarios como parte de la intervención quirúrgica. “Esta parte esencial del procedimiento quirúrgico consiste en trasladar los ovarios desde la pelvis al abdomen para alejarlos del campo de radiación y evitar el deterioro de la función hormonal que esto traería”, agrega el doctor Meyer.

 

Cirugías mínimamente invasivas en oncología

 

Los avances en instrumentación endoscópica y la mejora en el entrenamiento quirúrgico han permitido realizar cirugías oncológicas por vía laparoscópica. Durante más de 20 años se estudió la factibilidad y seguridad de esta modalidad terapéutica y se demostraron ampliamente sus ventajas en términos de evolución postoperatoria, disminución de los días de hospitalización, recuperación temprana de las funciones fisiológicas, calidad de vida y reinserción laboral. “Actualmente, impulsamos en casos seleccionados la realización de cirugías de mínima invasión con alta en el día, con excelentes resultados y alto grado de satisfacción de nuestras pacientes”, comenta el doctor Gacitúa Bustos.

 

El conocimiento del grado de extensión de estas enfermedades al momento del diagnóstico (localizado o diseminado) es primordial para definir el tratamiento más adecuado. “Para saber el estadio de una patología oncológica nos apoyamos en métodos de imágenes, como la resonancia magnética y la tomografía computada. Aunque en ocasiones estos no son suficientes y es necesaria la cirugía para tener conocimiento de la real extensión, sin dudas la videolaparoscopía resulta ser un recurso invaluable para estadificar y biopsiar estos casos”, explica el doctor Gómez Balangione.

 

Si de estadios se trata, el cáncer de ovario se presenta en etapas avanzadas en un 70% de los casos diagnosticados, por lo que es esencial realizar una evaluación inicial detallada del nivel de diseminación. “Por eso hemos incorporado el uso de la videolaparoscopía junto con la utilización de scores o marcadores internacionales que valoran el grado de diseminación de la patología y esto nos permite definir con mayor precisión qué tipo de tratamiento inicial necesitará la paciente para evitar grandes cirugías innecesarias”, comenta el doctor Meyer.

 


Técnica de ganglio centinela

 

En las cirugías oncológicas el conocimiento del estado de los ganglios linfáticos es muchas veces imprescindible, ya que define el pronóstico de la enfermedad y la necesidad de realizar un tratamiento adyuvante (quimioterapia y/o radioterapia). En ese sentido, la incorporación de la técnica de la búsqueda del ganglio centinela en cáncer de endometrio y cérvix permite la realización de cirugías menos radicales.

 

“Ganglio centinela se llama al primero de una cadena ganglionar que recibe el drenaje linfático del tumor y, por lo tanto, es el primer ganglio donde posiblemente el tumor se disemine”, detalla el doctor Meyer. Pero, ¿en qué consiste esta técnica? El doctor Gacitúa Bustos comenta que esta consiste en la inyección de un colorante y un radiotrazador en el cuello del útero. Estos migran y tiñen ese primer ganglio, que es localizado por medio de tecnología de medicina nuclear. Luego es extirpado por videolaparoscopía y enviado para ser estudiado por Anatomía Patológica. “Así, con la extracción de uno o dos ganglios, podemos conocer el estado del resto de la cadena linfática sin realizar una linfadenectomía completa y evitamos las comorbilidades de estas grandes cirugías oncológicas”, agrega.

 

En relación a esto, el doctor Gómez Balangione, referente en Mastología, resalta que Hospital Privado ya tiene una amplia experiencia en detección de ganglio centinela en cáncer de mama, ya que la realizan desde hace más de 10 años con excelentes resultados”.

 

Ahora bien, desde la institución explican que en los casos en que existe indicación de realizar una resección completa de la cadena ganglionar, la implementación de la vía laparoscópica ha permitido aportar todo los beneficios de la mínima invasión a una cirugía de gran extensión.

 

Preservación nerviosa en cirugías radicales

 

En la cirugía radical se extirpa el órgano enfermo con el tejido circundante, esto es por donde transcurren tejidos importantes como nervios, uréteres, vasos sanguíneos, entre otros. Lo anterior solía producir un daño en los componentes nerviosos pelvianos, lo que traía serias consecuencias en la función evacuatoria urinaria y rectal. Ante esta situación, desde hace 5 años Hospital Privado aplica técnicas de preservación nerviosa durante la realización de cirugías radicales, lo que aporta un mayor confort postoperatorio y una mejor calidad de vida.

 

Es de destacar que el manejo de las patologías oncológicas no es una tarea individual de un médico o un servicio en particular, sino que se requiere de un trabajo en equipo en permanente diálogo. “Nuestra sección de Ginecología Oncológica está integrada por cirujanos ginecológicos especializados en oncología, así como también por profesionales de Anatomía Patológica, Diagnóstico por Imágenes, Oncología, Salud Mental y Medicina Nuclear”, comenta la doctora Adriana Borello, especialista en Oncología Clínica en Hospital Privado.

 

Dentro de ese manejo multidisciplinario, la Lic. Gabriela Mayer Jefa del programa de Psico- Socio-Oncología cuenta que “desde este espacio nos encargamos de brindarles a nuestras pacientes y sus familias un abordaje integral en las distintas etapas de su enfermedad, a través de un marco de contención especializado tendientes a reducir el malestar emocional, mejorar la adaptación a la enfermedad y la adhesión a los tratamientos y optimizar su calidad de vida”.

 

Para finalizar, es importante destacar que en Hospital Privado para cada una de las pacientes con algún cáncer ginecológico “la toma de decisión terapéutica se realiza de manera conjunta en reuniones multidisciplinarias realizadas periódicamente, para estar en condiciones de ofrecerles la mejor tecnología diagnóstica de acuerdo a su caso y los mejores estándares de tratamientos disponibles actualmente, todos centralizados en una misma institución”, detalla el oncólogo clínico Rodolfo Ávila.

 

En el video, los profesionales de Hospital Privado explican en detalle los avances en cirugías de cánceres femeninos mencionados:

 

Sobre Hospital Privado Universitario de Córdoba

 

Hospital Privado Universitario de Córdoba es una institución médica ubicada en el centro de Argentina que brinda medicina de excelencia a los pacientes, tanto de manera particular como a través de numerosos convenios con distintas obras sociales del país y prestigiosas aseguradoras internacionales. Se encuentra entre los principales centros de derivación a nivel nacional, abarcando todas las especialidades médicas. Las diferentes áreas de complejidad están a cargo de profesionales destacados con logros únicos en el interior del país.

 

Su sede central, ubicada en Av. Naciones Unidas 346 de Córdoba Capital, abarca 30.000 m2, está integrada por cinco plantas totalmente renovadas y equipadas con aparatología de avanzada, amplias habitaciones con la mayor comodidad, quirófanos y unidades de última generación.

 

Para solicitar atención a distancia en esta institución de salud de referencia, comunicarse vía WhatsApp al (0351) 155743914 o completar el formulario online aquí.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?