Falleció el escritor y poeta piquense Juan José Sena

Redacción 08/02/2016 - 05.30.hs
A los 71 años y victima de un larga enfermedad, falleció en Buenos Aires, Juan José Sena Weill, escritor pampeano reconocido como una de las plumas más originales y lúcidas de la provincia.
Sena nació en General Pico el 21 de septiembre de 1944 y desde muy joven se inclinó por la escritura publicando en el diario La Reforma en los tiempos en que allí editaba el escritor José "Pepe" Prado quien incentivó el talento de Sena para escribir.
Luego de concluir sus estudios secundarios viajó a Buenos Aires a estudiar Letras en la Universidad de Buenos Aires donde cursó en medio de la estrechez económica. Solía contar que, para procurarse unos pesos, recorría las calles de la ciudad hurgando en las cosas que tiraba la gente para venderlas después a anticuarios.
Pero si la economía atentaba contra su presupuesto de estudiante, el contacto con el mundo universitario incentivó su pasión por la escritura en las aulas donde llegó a asistir a las clases que dictaba Jorge Luis Borges en la UBA. Ese contacto con el mundo de las letras y la gran ciudad, afiló su pluma en torno a los problemas que luego serían objeto de sus ensayos.
Su obra, dijo en un reportaje años atrás a este diario, se compone "de no menos de veinte volúmenes de aproximadamente más de 300 páginas cada tomo. El contenido es variado en cuanto a géneros, estilos y otras diferentes maneras didácticas de separar la literatura de manera tradicional".

Relatos.
Sena era un observador agudo de la condición humana y sus fantasmas. Describió en sus cuentos la vida de sus personajes a los que enfrentaba con su destino en relatos donde, confesaba, salían de su pluma a medida que los creaba.
Libre de ataduras clasificatorias, renegaba tanto de la literatura regional como del encasillamiento de la creación. Utilizó todas las armas de la escritura para desarrollar su talento observador y crítico del hombre y de su encrucijada. Fue poeta, cuentista, dramaturgo, novelista, ensayista, periodista, docente y aceptó cargos en el Estado cuando desde allí creyó poder aportar a la difusión de la creación artística como una forma de liberación.
En 1976 ganó el Premio Internacional de Cuentos de la Universidad de Panamá y en 1977 lo fue en el mismo país por su libro de cuentos "Los condenados de este mundo". Al año siguiente la Universidad Nacional del Sur lo distinguió con el primer premio de Poesía.
En 1983 ganó el Premio Nacional de Letras, otorgado por el Consejo Nacional de Inversiones, que en 1985 publicó su obra "Cuentos de nuestra tierra".
Su obra fue editada en la provincia desde 1971 cuando integró la selección "Nueve cuentistas pampeanos contemporáneos". En 1976 en "Selección de cuentos" y en 1983 en "Ocho cuentos pampeanos contemporáneos".
"Letras para la paz y la justicia" vio la luz en 1986, "Tierra escrita" en 1988 y "Escribiciones" en 1991. Ese mismo año publica "Con olor a tinta" y dos años después, en 1993, "Contraseñas". En 1998 fue seleccionado para representar a La Pampa en la primera "Antología de Cuentos Regionales Patagónicos". Su obra "El deseo de la Petra Polanco" fue llevada al teatro por el grupo Andar.

 

"Los condenados..."
En 2011 el Concejo Deliberante de General Pico lo declaró Ciudadano Destacado.
En 2013 presentó en el salón de la Casa Museo Olga Orozco de Toay su libro "Los condenados de este mundo" en edición de la Subsecretaría de Cultura de la provincia. El libro, de 423 páginas, reúne 21 cuentos de Sena con estudio preliminar de la escritora Dora Battiston, quien dirigió la edición de la obra y tres estudios sobre el escritor de Eugenio Conchez, Analía Cavallero y Patricia Malone.
En una de sus últimas apariciones públicas Sena disertó en una serie de charlas auspiciadas por la Afsca en 2014 sobre "La diversidad Sexual en los Medios de Comunicación".
Sus restos eran trasladados a General Pico donde recibirán sepultura.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?