Miércoles 17 de abril 2024

El teatro de luto por Diego Delamer

Redacción 21/09/2023 - 08.45.hs

Diego Juan Delamer dejó de existir la semana anterior a los 85 años. Su salud se fue deteriorando en los últimos años, hasta que se produjo su deceso que causó honda consternación entre quienes lo conocieron.

 

Diego ha sido uno de los más altos exponentes del teatro en La Pampa

 

junto a una cofradía de comediante como Pedro Di Nardo, Rodolfo Walter Cuco, Guillermo Gazia, Alfredo Olivo, Tito Caldentey, Marta Salgado, Nilda Valcarcel, Alberto Callaqueo, Aldo Umazano, Sonia Suárez Cepeda, Aníbal Velázquez; en tanto asomaba un adolescente Omar Lopardo.

 

Premio Testimonio.

 

En 2015 había sido distinguido, por su trayectoria, con el Premio Testimonio, lo que en ese momento resultó una linda caricia para el alma del artista.

 

Lamentablemente la vorágine de estos tiempos, donde se impone la inmediatez, cuando pareciera que para muchos lo único que importa es este presente o lo que vendrá, aquellos que marcaron un camino suelen ser sino olvidados al menos no suficientemente reconocidos como merecerían al momento de su partida.

 

Un tiempo que fue hermoso.

 

El periodista y director de teatro Alberto Callaqueo -varios años más joven que Diego- fue uno de los pocos que escribieron sobre Diego Delamer y el desenlace que se produjo en estos días

 

Recordó que Diego fue protagonista importante de la época de oro del Teatro Estable de Santa Rosa, cuando el teatro vocacional pasaba por un momento de esplendor. Y también mencionó que el fallecimiento se produjo poco después del de ese notable artista que fue Pepe Soriano. “Imposible no relacionarlo: Delamer fue en La Pampa quien protagonizó una espectacular versión de La Nona, la obra teatral de Tito Cossa que fue llevada al cine”, afirmó Callaqueo.

 

60 años de teatro.

 

A lo largo de su trayectoria –que se prolongó por al menos seis décadas- Diego Delamer le dio vida a notables personajes, siempre imprimiendo a sus interpretaciones su pasión y la calidad que supo conseguir en sus actuaciones.

 

Había nacido en Puelches, pero desde chico vivió en Santa Rosa y fue un vecino más, al punto que –como quedó dicho- se vinculó a la institución alba a la que también le aportó su impronta en calidad de dirigente. En lo personal, y por fuera de lo teatral, estuvo vinculado a la agencia Ford, después a Renault, y finalmente a la firma Toyota como vendedor de autos hasta su jubilación.

 

En diversos grupos.

 

Cabe señalar que sus hermanos Hugo y Beatriz continuaron la saga de los Delamer en el teatro. Precisamente en el escenario conoció a quien sería su esposa, la también actriz Nélida Lonegro, quien falleció hace algunos meses.

 

Se lo recuerda a Diego Delamer protagonizando “Al marido hay que seguirlo”, de Alejandro Cassona, con el grupo “Florencio Sánchez”, que dirigía Aníbal Velázquez Laborda. Además estuvo en “Los Amigos”, que dirigía Benedicto Bengoechea. Allí estuvo con otros grandes de la escena provincial, como fueron Luis Marangón –quien se destacó y mucho en las tablas porteñas- y Osvaldo Stefanazzi.

 

El Teatro Estable.

 

Con Guillermo Gazia tomó parte del Teatro Estable de Santa Rosa, y estuvo en grandes obras con otros actores locales talentosos.

 

Se recuerda algunas puestas muy bien logradas como “Melenita de oro”, todo un acontecimiento en esos años ‘70. También se destacó en “Los aparatos” de Enrique Wernicke y las obras cortas de Alejandro Casona donde Diego hacía “El secreto bien guardado” y donde Pedro Di Nardo y Guillermo Gazzia regalaron una antológica puesta de “La farsa del corregidor”.

 

Sentida ausencia.

 

Estuvo vinculado a la actividad durante 60 años, por lo menos, porque participó del Taller Actoral de la Municipalidad de Santa Rosa, en el grupo de Actores Asociados, en el grupo La Mueca, en Teatroestablas, en el Viejo Teatro, en el grupo La Escalera y en el grupo La Chiavetta.

 

Su fallecimiento afectó a la familia que conformaban sus hijos, Luis y Laura; sus hermanos Esperanza. Vera, Hugo y Beatriz; y sus nietos. Pero también llenó de tristeza a todo el ambiente teatral que lo considera uno de los pioneros de la actividad en la provincia.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?